El nuevo decreto del Procedimiento para el Reconocimiento de la Situación de Dependencia, que reducirá a la mitad el plazo de valoración de los menores de seis años, ha recibido hoy luz verde del de Castilla-La Mancha, por lo que se da un paso más para su aprobación definitiva, previsiblemente, antes de que finalice el año.

Así lo ha explicado hoy la consejera de Bienestar Social, Aurelia Sánchez, en declaraciones a los periodistas antes de la reunión del Consejo Asesor de Servicios Sociales y Dependencia, donde ha estado acompañada de los directores generales de la Consejería de Bienestar Social: , responsable de Acción Social y Cooperación; , de Atención a la Dependencia; , de Mayores y Personas con , y , de Familias y Menores.

La consejera ha apuntado que el nuevo decreto es “muy esperado” porque conlleva “novedades importantes”, entre ellas, la valoración de los niños y niñas menores de seis años en la mitad de plazo que el establecido actualmente, de modo que este periodo pasará de un máximo de seis meses a tres.

“Es importante para atender cuanto antes a los menores y va a suponer un esfuerzo de los profesionales de la Consejería de Bienestar Social, que tienen que poner si cabe un poquito más para que sea más rápido, si bien se hace también en colaboración con los Servicios Sociales municipales”, ha expuesto.

Además, ha señalado que se incluirán mejoras como “el incremento de las prestaciones económicas para las personas con dependencia grado 2 que quieren ir a una plaza residencial porque no hay plaza pública”.

Con ello, ha señalado que, tras superar un nuevo trámite, la nueva normativa se remitirá al Gabinete Jurídico y al Consejo Consultivo, con la previsión de que se apruebe antes de que finalice el año por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha.

y Familia

Por otra parte, el Consejo Asesor de Servicios Sociales ha tratado sobre el proyecto de decreto para la creación del Consejo Regional de Infancia y Familia de Castilla-La Mancha, órgano que incluirá una Mesa de Participación para dar voz a los niños y niñas de la región.

El Consejo Regional de Infancia y Familia tendrá como fin principal promover la comunicación y coordinación entre las distintas administraciones públicas y las entidades de iniciativa social que trabajan para favorecer la calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes que residen en Castilla-La Mancha, así como fomentar y articular la participación social de estos, en el diseño y desarrollo de las políticas públicas en materia de infancia y familia.

“Este Consejo va a hacer que no solo participen todas las entidades de infancia y familia de Castilla-La Mancha sino también, por primera vez, niños, niñas y adolescentes, para que tengan la palabra en todas las políticas de Castilla-La Mancha que tengan que ver con ellos”, ha destacado la consejera de Bienestar Social.

La reunión del -conformado por representantes de las diferentes consejerías del Gobierno regional, de la Delegación del , diputaciones, FEMP, UCLM, agentes sociales y económicos, colegios profesionales y entidades- es la séptima de la presente legislatura.