Según indica la institución en un comunicado, al Defensor le “preocupa especialmente” la dificultad que los habitantes de las zonas más despobladas puedan encontrarse a la hora de acceder a servicios básicos como son la sanidad, la educación, el transporte, la banca y la cobertura de redes de banda ancha.

“La regresión de la población y la dificultad a la hora de acceder a servicios básicos conllevan pobreza y desigualdad y advierte que no se puede tratar de manera diferente a los ciudadanos según el lugar en el que viven”, advierte este organismo.

En su escrito a las administraciones implicadas, recuerda que el artículo 174 del Tratado de Funcionamiento de establece la necesidad de reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las diversas regiones y el retraso de las regiones menos favorecidas.

Este tratado destaca las zonas rurales, las afectadas por una transición industrial y las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes como, por ejemplo, las regiones más septentrionales con una escasa densidad de población y las regiones insulares, transfronterizas y de montaña.

El Defensor se reunió a finales del pasado mes de noviembre con representantes de la , organismo que reclama medidas para luchar contra la despoblación en España.

Según esta institución, los expertos de esta asociación explicaron que las áreas escasamente pobladas de España, que definieron como “Laponia española”, son 10 y agrupan a 4.375 municipios, que ocupan el 53% del territorio y tienen una densidad inferior a 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado.