En concreto, el déficit del conjunto de las administraciones públicas (sin incluir a los ayuntamientos) se situó en 16.289 millones de euros hasta mayo, lo que equivale al 1,34% del PIB y una reducción del 10,7% al del mismo periodo de hace un año, mientras que el déficit del Estado hasta junio alcanzó los 9.012 millones, un 28,8% menos interanual, equivalente al 0,74% del PIB, un 0,35 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2017.

Si se incluye la ayuda a las instituciones financieras, el déficit público hasta mayo se habría situado en 16.177 millones de euros, equivalente al 1,33% del PIB, con una reducción interanual de 12,6%. En 2018, el saldo neto de la ayuda financiera es positivo por importe de 112 millones, como consecuencia de las menores indemnizaciones efectuadas tanto por el FROB como por BFA, frente al saldo negativo de 262 millones de 2017.

Por administraciones, el Estado registró hasta mayo un déficit del 1,18% del PIB, hasta los 14.306 millones de euros, un 9,4% menos que en 2017, mientras que los otros organismos de la obtuvieron un déficit de 477 millones excluida la ayuda financiera.

Por su parte, las comunidades autónomas disminuyeron su déficit casi un 20% a mayo, hasta los 4.020 millones, desde el 0,43% del PIB al 0,33% registrado este año. Esta evolución se explica fundamentalmente por un incremento de los recursos del 6%, y un menor aumento de los gastos, del 4%.

Y PAÍS VASCO, EN SUPERÁVIT

Solo dos comunidades autónomas registraron superávit hasta mayo: País Vasco (+0,54% del PIB) y Asturias, que presentó estabilidad presupuestaria.

Por el contrario, registraron déficit las demás regiones: Andalucía (-0,34%), Aragón (-0,57%), (-0,57%), Canarias (-0,13%), (-0,65%), Castilla-La Mancha (-0,70%), Castilla y (-0,42%), Cataluña (-0,56%), Extremadura (-0,77%), (-0,16%), Comunidad de (-0,29%), (-0,47%), (-0,62%), (-0,02%) y Comunidad Valenciana (-0,27%).

En cuanto al déficit del Estado, en este caso hasta el mes de junio, se ha reducido un 28,,8% respecto al mismo periodo de 2017, hasta los 9.012 millones de euros, el 0,74% del PIB, 0,35 puntos porcentuales menos respecto a junio del pasado año.

La reducción del déficit del Estado se explica por un incremento de los ingresos del 8,2% en la primera mitad del año, muy superior al alza del 3,5% de los gastos en el mismo periodo.

LOS INGRESOS SUBEN UN 3,8%, PERO SOCIEDADES BAJA UN 21,5%

Hasta junio, la recaudación total en términos de caja subió un 3,8%, hasta los 97.776 millones de euros, de los que 42.037 millones corresponden a las administraciones territoriales por su participación en los impuestos estatales (entregas a cuenta), y 55.739 millones son ingresos para el Estado que aumentan un 3,6% respecto a igual semestre de 2017.

Dentro de los ingresos, los referidos a impuestos directos y cotizaciones sociales alcanzaron una cifra de 39.209 millones, un 5,5% más que la obtenida en el mismo periodo del año anterior.

Así, la recaudación por el IRPF se situó en 34.569 millones, un 7,5% más que en igual periodo del año anterior, debido fundamentalmente al aumento de las retenciones del trabajo (+6,5%) y de grandes empresas (+7,4%).

Por el contrario, los ingresos por el Impuesto sobre Sociedades cayeron hasta los 1.986 millones, lo que supone un retroceso del 21,5%, debido al aumento del 15,3% de las devoluciones realizadas, correspondientes en su mayor parte a solicitudes de la declaración anual del ejercicio 2016, y el ligero descenso de los ingresos del primer pago fraccionado que ascienden a 5.596 millones.

De su lado, los ingresos totales por impuestos indirectos ascendieron en la primera mitad del año a 46.636 millones, un 2,6% más que hasta finales de junio de 2017.

La recaudación neta del IVA en términos homogéneos, es decir corregida del impacto del SII y del distinto ritmo de realización de las devoluciones en ambos años, se incrementó un 4%, hasta situarse en un importe de 35,877 millones.

En cambio, la recaudación por impuestos especiales se mantuvo en 9.826 millones, pese al descenso del impuesto sobre Labores del Tabaco (-2,8%), alcohol (-4,9%) y carbón (-10,8%), que se vieron compensados por los mayores ingresos en cerveza (+4,6%), hidrocarburos (+2,1%) y electricidad (+2%).

LOS GASTOS EN DEFENSA

Por el lado de los gastos, los pagos no financieros efectuados por el Estado hasta finales de junio de 2018 se situaron en 68.056 millones, un 1,6% más que en el mismo período de 2017.

Este resultado se debió principalmente al descenso de los gastos financieros en un 6,6%, hasta los 12.310 millones; el aumento de los gastos de personal en un 1,1%, hasta 7.821 millones; y el incremento de los gastos corrientes en bienes y servicios en un 3,6%, hasta 1.290 millones.

Por su parte, las transferencias corrientes se situaron en 41.394 millones, un 1,4% superiores a las de 2017, al tiempo que las inversiones reales se multiplicaron por más de dos (+113,4%), hasta los 2.222 millones de euros, de los cuales 1.262 millones correspondieron al , en donde los pagos se más que quintuplicaron. La inversión civil subió un 17,9%, hasta 90 millones, por los aumentos en el (+7,2%) y del , Alimentación y (+23,1%).