Por el contrario, Canarias, con un superávit del 1,44% del PIB, encabeza las regiones con valores positivos, seguida de (+1,03%), País Vasco (+0,97%), (+0,56%), (+0,52%), (+0,28%), Cataluña (+0,14%), Comunidad de (+0,09%), (+0,08%) y Andalucía (+0,05%).

El déficit del conjunto de las administraciones públicas, excluidas las corporaciones locales, se situó en el 1,49% del PIB hasta noviembre de 2018, a falta de sólo un mes para cerrar el ejercicio, hasta los 18.048 millones de euros, un 28,5% menos que en el mismo periodo del año anterior.

Esta mejora de los ‘números rojos’ es consecuencia de un crecimiento de los recursos no financieros del 6,7%, destacando el aumento del 7,5% de los impuestos y del 4,9% de las cotizaciones sociales.

Por su parte, los empleos aumentaron a menor ritmo, un 4,3%, debido fundamentalmente al incremento del 13,9% de la formación bruta de capital fijo, así como del alza del 4,1% de las prestaciones sociales y del 3,3% de las remuneración de los asalariados.

Los intereses devengados hasta noviembre ascienden a 26.722 millones de euros, una cifra muy similar a la registrada en el mismo periodo del año anterior. Descontando su efecto, se obtiene un superávit primario de 8.667 millones, frente al superávit de 1.031 millones obtenido en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Por administraciones, el déficit de la ascendió en noviembre a 12.540 millones, lo que supone una reducción del 29,6%, una cifra que equivale al 1,03% del PIB, frente al 1,53% de noviembre de 2017. Si se incluye la ayuda a instituciones financieras, el déficit de la Administración Central sería del 1,04% del PIB.

De su lado, el conjunto de las comunidades autónomas ha pasado de registrar un superávit de 363 millones en noviembre de 2017 (el 0,03% del PIB) a un resultado positivo de 1.341 millones en el mismo periodo de 2018, el 0,11% del PIB. Los gastos de estas administraciones se han incrementado un 4,8% interanual, mientras que los recursos aumentaron un 5,5%.

En esta evolución, explica Hacienda, han influido de manera determinante los mayores recursos netos procedentes del sistema de financiación autonómica, que crecieron un 3,8%, lo que supone 3.514 millones de euros más que el año anterior.

También destacan los recursos procedentes del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP y AJD), que se elevan un 10,1% respecto a noviembre de 2017.

Por último, los fondos de la Seguridad Social registraron un déficit de 6.849 millones de euros, lo que equivale al 0,57% del PIB y supone 0,10 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo del año anterior. Los recursos se incrementaron un 5,3%, destacando el fuerte aumento de las cotizaciones, que crecen un 5,3% en el conjunto del subsector y suman 6.433 millones de euros más.