De esta forma, se ha planteado la situación de las aguas subterráneas, la posibilidad de aumentar la capacidad de las desaladoras para liberar recursos para el uso en la provincia de Albacete, los desarrollos pendientes de cultivos sociales en la comarca de los Campos de y de la Sierra del Segura que representan el 25% del territorio de toda la demarcación hidrográfica o las obras de limpieza de cauces y actuaciones de carácter medioambiental.

El delegado del ha agradecido al presidente de la su disposición a abordar y a trabajar en el diagnóstico y resolución de los conflictos relacionados con la gestión de recursos y actuaciones medioambientales en la provincia de Albacete.

Por su parte, el presidente de la CHS, Mario Urrea, ha apostado por una gestión más fluida tanto con el resto de administraciones como con los usuarios de la cuenca, desde la más absoluta lealtad institucional.

El encuentro ha tenido lugar en la Subdelegación del con la asistencia de su titular, , ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado.