El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Manuel González Ramos, ha celebrado hoy que el Ministerio para la Transición Ecológica haya decidido paralizar el permiso para la construcción del Almacén Temporal Centralizado (ATC) en Villar de Cañas, una ubicación que ha tachado de “decisión política”.

En declaraciones a los medios de comunicación, González Ramos ha desvelado que el 29 de junio mantuvo una “reunión discreta” con el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en la que éste le dijo que si el ATC no contaba con una Declaración de Impacto Ambiental (DIA), como es el caso, “significa que las cosas no se hacen bien”.

“Me alegro muchísimo de que se haya tomado esta decisión, porque prima el sentido común y el respeto a la ley, que es el respeto a todos los ciudadanos”, ha afirmado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, que también ha tenido palabras de reconocimiento para el presidente regional, Emiliano García-Page, que a su parecer ha trabajado “con tesón y esfuerzo” para que se paralizara el proyecto y que hoy “se ve que le asistía la razón”.

González Ramos ha considerado que la medida de paralizar el permiso para construir el ATC en Villar de Cañas es “una grandísima noticia” no solo para los ciudadanos de Castilla-La Mancha, sino para toda España, pues apostar por esta ubicación fue “una decisión política, sin ningún aval técnico”.

“Esta paralización significa que al final vamos a hacer las cosas bien. Que se tomen las decisiones que se tengan que tomar, pero en función de la seguridad que los ciudadanos deben tener”, ha recalcado el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, que ha tachado de “tropelía” “anteponer lo político a la seguridad medioambiental”, que a su parecer es lo que ha ocurrido con el ATC.

En este sentido, ha recordado que el proyecto de ATC en Villar de Cañas recibió votos en contra en el Consejo de Seguridad Nuclear, donde hubo “diferencias considerables”, si bien ha opinado que se optó por esta ubicación porque la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, “intentó contentar a otras comunidades autónomas”.

Sin embargo, el delegado del Gobierno en la región no ha podido precisar si el Ministerio para la Transición Ecológica dará carpetazo definitivo al proyecto, porque “lo que hay que hacer es saber lo que se quiere y qué necesidades hay, y eso posiblemente lleve un tiempo razonable”.

En cualquier caso, ha subrayado que el Ministerio “ha dicho claramente que apuesta por las energías renovables” y ha explicado que, en función de las decisiones que se vayan adoptando para definir la estrategia del modelo energético a medio y largo plazo, el ATC “es una herramienta que se utilizará en función de las decisiones” que se adopten.

En cuanto a la posibilidad de que se destinen los 144,5 millones de euros contemplados en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 para la construcción del ATC a otras partidas, ha señalado que desconoce si es posible, pues ha apuntado la posibilidad de que la inversión procediera de una partida de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos SA (ENRESA).