La Jefatura Superior de ha informado en un comunicado de que estas 10 detenciones se suman a las 229 efectuadas desde 2015 en el marco de la Operación Faraón, que aún sigue abierta.

Todos los arrestados contraían matrimonio a cambio de una remuneración económica de unos 13.000 euros y las uniones se realizaban en diversos Juzgados de Paz entre ciudadanos egipcios en situación irregular y ciudadanas españolas. Otros enlaces matrimoniales eran celebrados entre ciudadanos de la República Dominicana y españoles originarios de dicho país.

Con este método conseguían de forma fraudulenta la tarjeta de residencia de familiar de ciudadano de la Unión con la que regularizaban su situación en España.