Más concretamente, Diciembre tuvo un carácter muy frío en amplias zonas de Andalucía, este de -La Mancha, Cataluña, Aragón y , mientras que en el resto del territorio peninsular resultó frío o normal. Tanto en el archipiélago balear como en el canario el mes fue entre frío y muy frío. Se observaron anomalías cercanas a -2 ºC en puntos del centro y este de Andalucía, sureste de Castilla-La Mancha, interior de Cataluña y norte de Aragón y de Navarra, mientras que en el resto de la península ibérica las anomalías se situaron predominantemente entre -1 y 0 ºC. En y en Canarias las anomalías térmicas estuvieron próximas ºC.

Mientras que las temperaturas máximas fueron en general cercanas a las normales, situándose 0,2 ºC por encima del valor normal del mes, las mínimas quedaron 1,2 ºC por debajo de las normales, resultando, por tanto, una oscilación térmica diurna 1,4 ºC mayor que la normal de diciembre.

A pesar de ser un mes frío en general, se han alcanzado máximas de hasta 25,2 grados en Canarias y de hasta 24 grados en la Península. En cuanto a las temperaturas mínimas, destacan los -12,5 ºC de medidos el día 6, seguidos de los -9,2 ºC del Puerto de Navacerrada del día 3 y de los -8,4 ºC de Salamanca/aeropuerto del día 2. Durante diciembre fueron frecuentes las heladas en ambas mesetas y en zonas de montaña, destacando entre observatorios principales los 25 días de helada registrados en , los 22 días de helada de Molina de Aragón y los 21 días de Salamanca/aeropuerto y del Puerto de Navacerrada.

En el mes de diciembre las precipitaciones han estado muy desigualmente repartidas espacialmente. En extensas áreas de la vertiente mediterránea, valle del Ebro y sur de Tenerife, no se han superado los 10 mm, mientras que en gran parte de la franja norte peninsular desde hasta el Pirineo oscense se han superado los 150 mm, acumulándose incluso más de 400 mm en algunos puntos de Galicia y , resultando el mes muy húmedo en , y País Vasco.

Las precipitaciones fueron superiores a los valores normales en Galicia, regiones cantábricas, Navarra, zonas al noroeste y norte de Castilla y , Pirineo occidental y central, oeste de , en algunos puntos de la provincia de Granada y del este de Castilla-La Mancha, así como en Menorca y norte de Gran Canaria, llegándose a duplicar los valores normales en un área que abarca el norte de Cantabria y noroeste del País Vasco.

Por el contrario, en el resto del territorio las precipitaciones están por debajo del valor normal y son inferiores a dichos valores en más de un 50% en toda la vertiente mediterránea desde Cataluña hasta , en Andalucía occidental, centro y sur de Aragón, norte de Extremadura, diversas zonas de las provincias de , y , isla de y sur de Canarias. En gran parte de Cataluña, este de Aragón, comunidad valenciana, , provincias de y , isla de la Gomera y sur de Tenerife y Gran Canaria las precipitaciones no alcanzan ni el 25% de los valores normales.

ANA Y BRUNO

En cuanto a eventos de precipitaciones intensas a lo largo del mes de diciembre cabe destacar los días 10 y 11 que coincidieron con el paso de una profunda borrasca denominada Ana, en que las precipitaciones se extendieron a todo el territorio, incluyendo Canarias y registrándose el día 10 precipitaciones diarias superiores a 100 mm en extensas áreas de Galicia y del Pirineo oscense.

episodio más destacado se produjo entre los días 26 a 28 coincidiendo con el paso de la borrasca denominada Bruno, que afectó a gran parte del área peninsular y a Baleares, siendo más intensas las precipitaciones en Galicia, regiones cantábricas y norte de Navarra. Los días 1 y 15, al paso de diferentes frentes, también se registraron precipitaciones importantes aunque de menor intensidad, principalmente en las regiones cantábricas.

Las mayores precipitaciones diarias de diciembre entre observatorios principales se registraron el día 10, y fueron: 104 mm en de Compostela/aeropuerto, seguido de 94 mm en Vigo/aeropuerto, 67 mm en Gijón/puerto y 64 mm en Lugo/aeropuerto.