Según informa la entidad en nota de prensa, hay que fortalecer a las instituciones provinciales, “las cuales tienen obligación de asistir a todos los núcleos de población que dependen de ellas, de tal manera que sean capaces de llegar hasta el último rincón de sus provincias, en condiciones de calidad de servicio”.

“Los responsables de las diputaciones tienen que ser conscientes de su carácter subsidiario respecto a los núcleos de población rurales y más pequeños. Su deber es asistirles con niveles de calidad técnica, jurídica y económica, en la prestación de los servicios obligatorios”, añade el presidente Cosital C-LM, Rafel .

Además de la potenciación de los servicios que prestan las diputaciones a los núcleos de población más pequeños como medida esencial, Cosital ha sumado la necesidad de promover la creación de puestos de atención a los ciudadanos en los núcleos de población más pequeños, de tal manera que se minore la brecha digital o la dificultad que tienen para relacionarse con la administración pública a través de los medios electrónicos.

“No puede ser que, por un lado, existan gran cantidad de medios para relacionarse con la administración, pero que, por otro, no haya nadie en los ayuntamientos que pueda facilitar el uso estas tecnologías a los ciudadanos, o que actúe en su nombre, autorizado por ellos, cuando tienen dificultades”, sigue Santiago.

Para ello, la propuesta pasa por estudiar la posibilidad de crear puestos de trabajo que agrupen la prestación de estos servicios en varios municipios y que la función de los secretarios e interventores se reserve, propiamente, a la asistencia jurídica en materia de control, de contabilidad y de tesorería, y el resto sean prestadas por personal habilitado al efecto.

En resumen, Santiago considera una “cuestión clave” en la lucha contra la despoblación “ampliar las funciones y capacidades de las diputaciones provinciales, haciendo llegar la capilaridad de sus servicios a todos los pueblos, especialmente a los más pequeños”.