Juliá ha comentado que “aun quedando dos años para la celebración de la siguiente edición, muchas bodegas de toda la geografía española se han interesado ya por volver a participar o formar parte por primera vez en la feria”, según ha informado Fenavin en nota de prensa.

El director ha justificado su opinión en que “en esta edición han acudido más de 1.300 bodegas, cifra con la que se consigue un ratio razonable de compradores y vendedores y acorde con la dimensión de los casi 30.000 metros cuadrados de exposición”.

Desde la organización de la feria han asegurado que para las bodegas españolas que participan en Fenavin “el objetivo fundamental es abrir o consolidar nuevos mercados y cerrar negocio, no sólo con distribuidores nacionales, sino con los compradores internacionales procedentes de multitud de países de todos los continentes”.

En este sentido, ha destacado que “los bodegueros han felicitado a la organización por el trabajo llevado a cabo durante los meses previos a la feria, y por los tres días en los que se celebró la feria”.