Según indica, el Ejecutivo se está presentando con la idea de proyectar una imagen de impulso a las políticas medioambientales. “Se ha creado una Consejería que se llama de Desarrollo Sostenible, alguna nueva dirección general y se han planteado como líneas maestras de la acción de Gobierno el impulso de las energías renovables, de la economía circular y la defensa del agua”, apunta en nota de prensa.

Para Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha estas iniciativas pero, sobre todo, el contexto y la forma en las que se están planteando, “distan mucho” de ser las necesarias para afrontar los grandes retos medioambientales que están en juego.

“En Castilla-La Mancha parece no terminar de entenderse el calado de los problemas ambientales que acucian a la región, y que de forma creciente han alimentado movimientos sociales y plataformas de defensa ambiental. Inquietud social que aumenta en Europa y que ha empezado a ser liderada por quien más ve su futuro y el del planeta en juego: la juventud”, argumenta.

En este sentido, señala que no se pueden dar soluciones, ni ejercer una adecuada acción de Gobierno, si no se hace “un buen diagnóstico” de esa situación ni se asumen las responsabilidades que a cada cual le son propias. “Mucho menos si por el contrario, todo se ve desde una óptica economicista a corto plazo”.

Afirma que Castilla-La Mancha está inmersa y contribuye a una crisis ecológica que se plasma en dos grandes problemas: el cambio climático y la pérdida creciente de biodiversidad. “En ellos confluyen y de ellos se derivan situaciones que no sólo afectan al , y a recursos como el agua o el aire, sino también a la calidad de vida, la salud y al bienestar económico”.

“Parece que lo coherente sería una declaración de emergencia ambiental, como por ejemplo se ha planteado en la Comunidad Valenciana. Sin embargo, en Castilla-La Mancha se siguen manteniendo recetas del pasado, con miras desarrollistas amparadas en una ambigua y rancia concepción de lo que es la verdadera sostenibilidad”, ha manifestado.

SEÑALES “NADA HALAGÜEÑAS”

Bajo su punto de vista, las señales que está dando el nuevo Gobierno “no son muy halagüeñas” y se observa un “continuismo muy preocupante”. Así, en materia de medio ambiente ve “muy llamativo” que la nueva Consejería de Desarrollo Sostenible no incorpore en su denominación el término medio ambiente, y que éste quede una vez más “en un segundo nivel” en el marco de una viceconsejería.

“Tampoco lo es que junto a las competencias ambientales se incluyan las de la minería, las de telecomunicación o las de energía. Cuestiones que deben evaluarse con independencia desde la óptica del medio ambiente”, argumenta.

Aunque ve “algunas felices salvedades” en el organigrama como la Dirección General de la Agenda 2030 o que se visualice la importancia de la biodiversidad, añade que parece que el medio ambiente se va a gestionar como en otras ocasiones. “Acumulando en la Consejería competencias no medioambientales y repitiendo el modelo de la que en su día se denominó Consejería de Industria y Medio Ambiente, que no hizo otra cosa que alimentar la especulación y la burbuja de las renovables, en cuya segunda versión ya nos encontramos”.

“Tampoco es bueno que las competencias en agua se le adjudiquen a agricultura, precisamente el sector que mayor crisis hídrica produce en nuestro territorio. Lo que además debilitará la posición de la región para reclamar el fin del trasvase Tajo-Segura”, afirma.

Por su parte, sobre la llamada economía circular, señala que está ya llenando de vertederos de residuos industriales de la región y amenaza con aumentar la importación de lo que otras regiones no quieren. “Ya no será suficiente ni la tasa de vertido que se anuncia, mientras sea negocio lucrativo generar residuo, se aumentará el problema”.

“En Castilla-La Mancha hay una doble crisis ambiental, que exige iniciativas valientes y que vayan por delante de los acontecimientos, no por detrás. A tal fin, Ecologistas en Acción de Castilla-La Mancha ya planteó a los partidos que concurrieron a las elecciones cuales podrían ser los objetivos y las medidas a aplicar en materia de medio ambiente. Y ahora ve que quien las ganó y va a gobernar no parece muy dispuesto a asumirlos.

Ante ello, augura una legislatura de grandes reivindicaciones medioambientales, en las que será una vez más la ciudadanía la que tenga que tomar la palabra y hacer ver a los políticos que el medio ambiente es una verdadera prioridad.

REMODELACIÓN DE LA COORDINACIÓN DE EA

En otro orden de cosas, para fortalecer su acción en la región Ecologistas en Acción ha decidido renovar y reforzar el equipo de coordinación en Castilla-La Mancha.

Cuenta así con un nuevo coordinador regional, Sebastián Rivera, y un nuevo co-portavoz, . Por su parte, , que lleva 20 años alternando esas funciones, pasa a ejercer labores de apoyo y de asesoría técnica y jurídica. Con esta configuración, a la que se suman los grupos y federaciones regionales, la asociación espera estar a la altura de lo que viene por delante.

Todos ellos, así como el conjunto de la federación ecologista, se ponen desde hoy a trabajar y a disposición del nuevo Gobierno y, sobre todo, de la ciudadanía para mejorar de verdad el medio ambiente de la región.