Es por ello que ha exigido al presidente castellanomanchego “un compromiso serio” con el medio ambiente y una apuesta por la cultura del siglo XXI.

“Si el PSOE de esta región quiere alinearse con un probable gobierno progresista y contribuir a una verdadera transición democrática, cultural y ambiental, debería reflexionar un poco más antes de dar rienda fácil al discurso demagógico y, estos sí, verdaderamente populistas”, señala la organización ecologista.

Sospecha que una auditoría a las cuentas de los medios públicos regionales y la correspondiente evaluación de su audiencia, “no facilitará el llevar a cabo las declaraciones del presidente, aunque, tal vez, la mayoría absoluta que ahora ostenta le permita ésta y mil ocurrencias más a costa del dinero de todos”, asegura.

“Hay quien remite las críticas a esta iniciativa al independentismo catalán”, subraya Ecologistas en Acción, que quiere dejar claro que en Castilla-La Mancha viven muchas personas que disfrutan de otra sensibilidad y que “más allá del ecologismo, el animalismo o la cultura Zen”, la sensibilidad para con “los otros” es patrimonio de todos y, a su juicio, es obligación de las administraciones velar por el interés general y, cuanto menos, atender las distintas sensibilidades de los ciudadanos, fomentando foros de participación, debate y entendimiento, “en el propósito de generar una nueva cultura que nos posicione en el futuro y no nos condene al pasado”.

A su entender, sería “mucho más deseable” la creación de un canal temático sobre medio ambiente, naturaleza y de preparación para la transición ecológica, en línea con las políticas de la Administración central y de .