“Podíamos empezar porque la prohibición de bolsas de plástico de un solo uso se haga de una vez efectiva y que no terminen contaminando nuestros campos o convertidas en un combustible que ensucia nuestro aire”, ha sentenciado la organización ecologista en nota de prensa, quien ha acusado a Castilla La-Mancha de gestionar “muy mal los plásticos”.

Según Ecologistas, los plásticos son un material que se ha convertido en un residuo difícil de eliminar una vez desechado. “Es un problemático recurso que contamina nuestros paisajes, nuestras aguas y el aire mismo”, ha advertido.

“En nuestro entorno más inmediato de la región, al empleo como combustible se oponen cada vez sectores más amplios de la población por su impacto en la salud y el medio ambiente, tanto si lo que se quema es la propia materia del plástico como su posterior conversión en combustible derivado de residuos (CDR)”, añade la organización.

A su juicio, “las posibles aplicaciones de este material deberían estar más claras tomando como guía las Leyes de Residuos estatal y de Castilla La-Mancha, que intentan ser una transposición de los principios básicos de la Economía Circular de ”.

Según Ecologistas, en Castilla-La Mancha no se aplican medidas específicas para la reducción del uso del plástico y se demoran las que vengan impuestas del Estado o de la Unión Europea. “La tasa de reciclado es muy baja y, por ello, seguimos depositando en los vertederos buena parte de los residuos, entre ellos los plásticos”, avisa.

Además, dice que hay una “deficiente” implantación de contenedores de recogida selectiva. Y, a último, incluso lo que se recoge para reciclar en buena parte se incinera bajo el eufemismo de la llamada valorización energética, asegura.