La ONG ha denunciado que entre 2015 y 2017 se han incumplido los objetivos legales de protección de la salud y la vegetación establecidos para el ozono en un tercio de las 126 zonas en que se divide a efectos de este contaminante el territorio español, repartidas entre las comunidades autónomas de Andalucía, , , -La Mancha, Castilla y , Cataluña, País Valenciano, Extremadura, , y , con casi 19 millones de habitantes, dos de cada cinco personas que viven en .

En concreto, Ecologistas asegura que la contaminación se ha extendido a la “totalidad” de la Comunidad de Madrid, que es la más afectada a consecuencia de las emisiones del tráfico rodado del área metropolitana.

Esta situación perjudica la salud de los 6,5 millones de madrileños y afecta de forma grave a los otros 3 millones de habitantes de Castilla y León y de Castilla-La Mancha.

Además del tráfico, apunta que el otro gran foco de contaminación por ozono en España está en el litoral mediterráneo, desde a pasando por la Comunidad Valenciana, Murcia e Islas Baleares. La contaminación está ocasionada en este caso por el alto grado de urbanización de la costa y el elevado tránsito marítimo, afecta a tres millones de personas, especialmente en las áreas de interior.

Asimismo, señala que las restantes áreas afectadas por los elevados niveles de ozono se reparten entre del Guadalquivir andaluz, la aglomeración de y del Ebro, desde Aragón hasta la Ribera Navarra, donde viven otros seis millones de personas.

Ecologistas afirma que en cien de las 450 estaciones de control de la contaminación atmosférica se han superado los objetivos legales de ozono.

La aplicación de planes de ozono es obligatoria para las comunidades autónomas, pero la organización considera que esto es “independiente” de las iniciativas que pueda adoptar el Gobierno al que acusa de no haber elaborado, tampoco, el Plan Nacional de Ozono que se prometió hace casi tres años, por lo que la ONG ha interpuesto una demanda en la .

Ecologistas ha registrado de nuevo formalmente peticiones para que el , Alimentación y y las comunidades autónomas de Andalucía, Aragón, Islas Baleares, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Extremadura, Madrid, Región de Murcia y Navarra “pongan en marcha sin más dilación los planes de reducción de ozono, con la finalidad de evitar que esta lamentable situación se siga repitiendo cada primavera y verano”.

A su juicio, estos planes deben pasar por la reducción del tráfico urbano intenso que soportan las principales ciudades, así como por mantener una ciudad compacta, que promueva los medios de transporte más sostenibles, como la marcha o a pie, la bicicleta y un transporte público colectivo alimentado con energía limpia procedente de fuentes renovables.

Otra de las medidas que pide la ONG es el cierre progresivo de las centrales térmicas de carbón y sustituirlas por renovables y que cree un área de control de emisiones, en el que se limite la entrada a buques altamente contaminantes en el mediterráneo.