Además, en toda la enseñanza pública de la comunidad autónoma, de forma generalizada, se ha designado como servicios mínimos y se está llamando a trabajar a más personas que las establecidas en el propio decreto, ya de por si abusivo.