El consejero de Hacienda y Administraciones Públicas, Juan Alfonso Ruiz Molina, ha subrayado hoy que los niveles de ejecución de los Presupuestos Generales de Castilla-La Mancha para el año 2016 fueron superiores a los de los ejercicios de la anterior legislatura, a pesar de que el presupuesto del año pasado entró en vigor el 1 de mayo, en lugar del 1 de enero.

Ruiz lo ha destacado en la rueda de prensa que ha ofrecido en las Cortes regionales antes de su comparecencia en la Comisión de Economía y Presupuestos para informar sobre el estado de ejecución presupuestaria correspondiente al ejercicio 2016.

El titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que el hecho de que los niveles de ejecución, tanto en ingresos como en gastos, haya sido en 2016 superior a los de ejercicios de la anterior legislatura del Gobierno de Cospedal es un “mérito de gestión” por parte de la Administración regional, ya que el presupuesto entró en vigor el 1 de mayo.

Así, Ruiz Molina ha destacado que el grado de ejecución del presupuesto de gastos de 2016 fue del 92,06 por ciento, es decir, en ese ejercicio se gastaron 7.915 millones de euros, lo que supone “uno de los porcentajes más elevados de ejecución de los últimos años”.

En este sentido, ha aclarado que el nivel de ejecución del presupuesto total de gastos del año 2012 fue del 90,51 por ciento del presupuesto definitivo, porcentaje que se quedó en el 90,18 por ciento en 2013, subiendo hasta el 95,81 por ciento en 2014 y reduciéndose, finalmente, hasta el 91,87 por ciento en el ejercicio 2015.

Respecto a los ingresos, el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ha señalado que se cumplieron las previsiones del Gobierno en el 94,19 por ciento.

“Esto significa que se han reconocido derechos por importe de 8.062,7 millones de euros, que significa que el ha sido capaz de reconocer 389 millones de euros más que en el ejercicio 2015, por lo tanto, desde el punto de visto de los ingresos, hemos cumplido con creces los objetivos que nos habíamos previsto”, ha explicado al respecto.

Ruiz Molina ha calificado estas cifras como “absolutamente positivas, tanto desde el punto de gastos, como desde el punto de vista de ingresos” y ha enfatizado que, además, deben enmarcarse en el contexto de que el Gobierno regional dispuso de un presupuesto que entró en vigor el 1 de mayo y, por lo tanto, “no contó con el tiempo suficiente como para ejecutar con normalidad el presupuesto”.

A pesar de ello, ha subrayado Ruiz Molina, “los gestores lograron ejecutar el presupuesto de gastos en unos porcentajes superiores y el presupuesto de ingresos en los mismos porcentajes, lo que supuso además una mayor recaudación con respecto al ejercicio 2015”.

Finalmente, el consejero de Hacienda y Administraciones Públicas ha resaltado que, a pesar de esas dificultades, el Gobierno regional ejecutó su primer presupuesto mejor que en la anterior legislatura y obtuvo unos buenos resultados desde el punto de vista financiero, lo que ha permitido que Castilla-La Mancha sea una de las Comunidades Autónomas que más rápido paga a sus proveedores, que menos se ha endeudado en el conjunto de España y que ha reducido prácticamente a la mitad la necesidad de financiación en un único ejercicio.

Y todo ello, ha valorado Ruiz Molina, a la misma vez que se reconstruye la región social y económicamente. En este sentido, ha añadido que se está recuperando el estado de Bienestar y se está aprovechando al máximo el crecimiento económico para generar más riqueza y empleo, que se redistribuye con criterios de solidaridad para mejorar la calidad de vida de la ciudadanía de la región.