El ha analizado la convocatoria para 2019 de las ayudas para la realización de actividades de formación incluidas en el Programa de Desarrollo Rural (PDR) 2014-2020, cuya cuantía pendiente de resolución asciende a 1.050.000 euros, y que sumadas en total dan como resultado 2,9 millones de euros y 43 entidades beneficiarias.

La consejera y portavoz del Ejecutivo castellano-manchego, Blanca Fernández, ha informado que podrán ser beneficiarias de dichas ayudas las entidades las pequeñas y medianas empresas (pymes) y organizaciones profesionales agrarias u otras asociaciones de ámbito al menos provincial introducidas en el medio rural con capacidad técnica y económica, instalaciones y medios propios adecuados para llevar a cabo las actividades de formación.

Fernández ha manifestado que “la concesión de estas ayudas está enfocada a la realización de cursos de formación tanto presencial como a distancia, talleres de trabajo y de preparación y realización de breves estancias o intercambios entre productores agrarios o forestales y visitas a explotaciones”.

La temática de dicha formación abarca desde la relativa a la creación de empresas por jóvenes agricultores y agricultoras, agricultura ecológica, gestión de agua de riego, bienestar animal, manejo de distintos cultivos o comercialización, entre otros.

En cuanto a la finalidad de las ayudas, ésta pasa por contribuir al aumento de la cualificación profesional de las personas dedicadas a actividades agrarias y no agrarias dentro del entorno rural y destinadas a personas que ejerzan o vayan a ejercer su actividad profesional en los sectores agrícola, ganadero, forestal, agroindustrial y agroambiental, para el fomento de la innovación, la cooperación y el desarrollo de la base de conocimientos en las zonas rurales; fomentar el aprendizaje permanente y la formación profesional en el sector agrario y el sector forestal; y restaurar, preservar y mejorar la biodiversidad incluida en las zonas Natura 2000 y en las zonas con limitaciones naturales u otras limitaciones específicas, los sistemas agrarios de alto valor natural, así como el estado de los paisajes europeos.

Indicar por último que los costes que se pueden subvencionar, en función de las actuaciones formativas, son las retribuciones del personal docente y del coordinador en las tareas de organización del curso; el alquiler o arrendamiento de aulas, equipos didácticos, el seguro de accidentes de los participantes en caso de que sea necesario, el viaje de autobús, manutención y alojamiento, así como otros costes.