El Grupo Parlamentario Popular ha pedido elevar el número máximo de habitantes para que pueda existir una oficina de farmacia en un núcleo de población, de tal forma que si para que existiera una oficina de farmacia antes tenía que haber un máximo de 1.800 ciudadanos, los ‘populares’ solicitan que esa cifra se establezca en 1.900.

El PP solo ha presentado esta enmienda al texto, añadiendo un nuevo punto en el apartado 2 del artículo 36 de la norma, donde se recoge, además, que podrá establecerse una nueva oficina de farmacia siempre que el resto de población resultante de dividir los habitantes del núcleo de población por 1.900 supere los 1.600 habitantes —cifra que antes era de 1.500 habitantes—.

Por su lado, el PSOE ha presentado nueve enmiendas parciales al texto, en las que pide la supresión de distintos artículos del texto, como el que hace referencia al periodo de tiempo que debe transcurrir para que un titular de farmacia se haga con la titularidad de otra, o el que, a juicio del PSOE, “facilita la ausencia del farmacéutico titular”.