En un desayuno informativo organizado por el diario , el titular del Ejecutivo castellanomanchego se ha mostrado confiado en que “entre todos” se puedan sumar fuerzas para ayudar al independentismo a “sacar la pata” del error donde la ha metido.

“Y si no, funcionarán nuestros mecanismos de Estado de Derecho”, ha avisado, aseverando que España “es un país que tiene que reconocerse, haya o no haya Gobierno en Madrid”.

Abundando en el tema catalán, y tras decir que el argumento “falso” esgrimido por algunos de que “España roba a Cataluña” es “mentira y sonroja, hasta el punto de que alguien tendría que explicarlo”, ha defendido que, según un estudio, el 85% por ciento de los catalanes se opone a la salida de Europa de su región.

“Incluso Puigdemont dijo que era devastador para Cataluña la declaración de independencia de forma unilateral. Entonces, ¿por qué lo hace?”, le ha preguntado García-Page el presidente catalán.

Y es que, según el presidente de Castilla-La Mancha, lo que Cataluña “tendría que aportar a Europa es mucho más de lo que aporta vía impuestos a la solidaridad del país”. “No sale ni la cuenta. Se van porque son ricos, pero en Europa ser ricos significa que pagas. Hoy España tendría que alegrarse de pagar más de lo que recibe, porque es un síntoma perfecto de que el país ha aprovechado los fondos europeos”, ha defendido Garcí-Page, que ha insistido en la tesis de que Europa “aporta seguridad”.

Siguiendo con este tema, ha asegurado que “lo peor del independentismo no es que ataque la unidad de España con conceptos culturales, morales o religiosos, sino de egoísmo emocional, que es el peor”.

“Tenemos la ocasión de hacer en España lo que se hace en el campo de lo energético, de las infraestructuras, hacer de la necesidad virtud y estar de acuerdo en problemas de fondo, para que la enfermedad de la política no afecte a los órganos vitales, e intentar gestionar problemas de hoy y desterrar los que son artificiales. En esto estamos empeñados en Castilla-La Mancha y en no meternos en zarandajas nacionales y aventuras”.

ESPAÑA, PAÍS INTEGRADOR

De otro lado, el presidente regional ha disertado sobre la inmigración, asunto que le ha llevado a incidir en la necesidad de distinguir problemas y descartar los que son artificiales, “que se da mucho con los populismos de izquierda y de derecha y llevan a la gente a manifestarse”.

Sobre este asunto, luego de precisar “que hay más gente fuera de España por necesidad que inmigrantes en España”, ha dicho que es necesario regular la inmigración, pues no es lo mimo “regular que alimentar el odio y el rencor, incluso cuando este país ha tenido a todos los dirigentes políticos de acuerdo, salvo Vox, en que lo que salvo a España de crisis fue la cotización de los extranjeros”.

En este punto ha manifestado que España es un país “muy plural y tiene que ser integrador”. “Nos conviene, por pura inteligencia, porque ¿alguien se plantea echar a los futbolistas, que son del extranjero, en lugar de a los que vienen a limpiar las botas?”, ha añadido García-Page, que ha dicho que hay que asumir la importancia que la capacidad del exterior aporta al país.