Un equipo multidisciplinar de facultativos de diferentes especialidades del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina, dependiente del (SESCAM), ha realizado con éxito una intervención, pionera en España, a una paciente diagnosticada de angioedema hereditario.

La paciente fue sometida a una cirugía de hernia discal cervical, una operación que entrañaba especial riesgo debido a su patología de base inmunológica y a la localización de la zona a intervenir, según ha informado el SESCAM en nota de prensa.

La intervención se realizó en el mes de marzo, con una evolución favorable, gracias a la colaboración entre los diferentes profesionales que participaron. El equipo médico, coordinado por el alergólogo , ha estado compuesto por los especialistas en cirugía ortopédica y en anestesiología, y . Además, ha contado con la colaboración del servicio de neumología y la unidad de cuidados intensivos.

Apenas hay 450 pacientes en toda España con esta enfermedad genética conocida como angioedema hereditario pero son escasos los pacientes con una destrucción tan rápida de la proteína C1 Inhibidor que evita la inflamación de tejidos laxos como, por ejemplo, intestino, piel y vías respiratorias superiores.

Según ha explicado el doctor Jesús “no se conoce ningún caso donde se haya realizado una intervención tan arriesgada cerca de la vía aérea teniendo en cuenta la patología de base, y sólo hay tres pacientes con una patología tan severa en toda España”.

Este caso requirió una terapia intensiva con fármacos específicos para este tipo de enfermedad. Para ello fue necesaria, según ha indicado el Dr. Jurado-Palomo, “una auténtica obra de ingeniería inmunológica con una administración intravenosa continua de la proteína C1 Inhibidor postcirugía que hasta ahora no se había probado en Europa.

EL ANGIOEDEMA HEREDITARIO

Esta enfermedad puede tardar décadas en ser diagnosticada, aunque dado el carácter familiar cada vez se realiza un diagnóstico más temprano. Existen diferentes variantes que pueden ser hereditarias o adquiridas, siempre sobre la base de diferentes alteraciones genéticas que afectan tanto a un factor del sistema de complemento como a un factor del sistema de la coagulación.

Se trata por tanto de una patología poco conocida que se engloba dentro de las “enfermedades raras” y, en muchas ocasiones, puede confundirse con un episodio alérgico. No obstante, este tipo de enfermedad no responde al tratamiento habitual con antihistamínicos, glucocorticoides ni adrenalina. Además, estarían contraindicados fármacos comúnmente utilizados a diario en la práctica médica.