Alrededor de 300 escolares de Primaria de ocho colegios de la ciudad de Toledo han participado esta mañana, en el campo de fútbol del barrio toledano de Santa Bárbara, en la jornada de encuentro intercentros de la experiencia piloto de promoción deportiva ‘El en la escuela’, que ha puesto en marcha la Dirección Provincial de Educación, y Deportes junto con la de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha.

En concreto, estos escolares pertenecientes a siete colegios públicos (‘Alfonso VI’, ‘Ciudad de Nara’, ‘Escultor Alberto Sánchez’, ‘Europa’, ‘Fábrica de Armas’, ‘Jaime de Foxá’ y ‘Valparaíso’) y al colegio concertado ‘Mayol’ se han juntado para compartir y poner en práctica las enseñanzas que, durante el pasado mes de noviembre, recibieron de mano de estudiantes universitarios de la Facultad de Educación sobre esta novedosa modalidad deportiva, en la que juegan tres equipos al mismo tiempo con un gran balón y han de cooperar entre sí para conseguir puntos, pero donde “sobre todo, se fomenta la igualdad de oportunidades y la integración, sin diferencias de sexo ni de capacidades”, según destacaba el director provincial de Educación, Cultura y Deportes, José Manuel Almeida.

El director provincial, que asistía a la celebración de esta jornada de encuentro deportivo entre colegios, explicaba que esta experiencia piloto se enmarca en el programa regional de fomento de la práctica regular de actividad física en el alumnado y, con ella, se trata además de promover, a través del Kin-Ball, la coeducación e igualdad de oportunidades entre ambos sexos, así como la integración de todos los niños y niñas participantes con independencia de sus diferentes niveles de capacidad motriz.

Esta modalidad deportiva del Kin-Ball, que fue creada en 1986 y cuya cuenta en la actualidad con 3,8 millones de participantes en distintos países, incluido España, tiene un enfoque integrador y trata de eliminar los individualismos, fomentando el trabajo en equipo y la cooperación.

Precisamente aprender a cooperar es fundamental en este juego, ya que en cada partido juegan en la cancha tres equipos distintos al mismo tiempo, con un balón de más de un metro de diámetro que no deben dejar que toque el suelo, mientras los papeles de un equipo atacante y de dos equipos rivales o receptores se van intercambiando sobre la marcha y a lo largo del partido, con lo que jugadores rivales pasan a ser compañeros y viceversa, para poder ir sumando puntos conjuntamente.

Durante una primera fase de esta experiencia piloto, las alumnas y alumnos de la Facultad de Educación han sido los que se han encargado de impartir a los escolares las sesiones didácticas sobre el Kin-Ball, acudiendo para ello a cada uno de los centros educativos participantes.

De esta forma, las niñas y niños de Primaria de estos ocho centros han tenido todo el mes de noviembre para conocer las reglas y cómo se juega a este deporte, que hoy han podido compartir y poner en práctica con compañeros de otros colegios.