Voluntarios de distintas agrupaciones de Protección Civil de toda la Comunidad Autónoma han participado en esta acción formativa, que tiene como objetivo identificar los riesgos que existen en las piscinas y saber actuar ante posibles accidentes, así como conocer la normativa de estas instalaciones, sus componentes y los productos químicos que se utilizan en la conservación del agua, ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

La parte teórica de este curso se ha desarrollado en las instalaciones de la Escuela de Protección Ciudadana, mientras que el capítulo práctico ha tenido lugar en la piscina municipal del toledano barrio de Santa Bárbara, gracias a la colaboración prestada por el Ayuntamiento de la capital regional.

Esta acción formativa es esencial para tratar de evitar los numerosos incidentes que todos los años ocurren en las piscinas de Castilla-La Mancha, aunque la mayor parte de ellos son de carácter leve.

No obstante, durante el pasado año el Servicio de y Coordinación de Urgencias y Emergencias 1-1-2 de Castilla-La Mancha tuvo que intervenir en ocho incidentes de carácter grave. En algunos de estos incidentes hubo que lamentar el fallecimiento de afectados tras caer de manera accidental al vaso de la piscina.