Así lo ha desvelado el propio Roberto Polo, en una entrevista en el programa ‘La colmena’ de recogida por Europa Press, donde ha señalado que todas las obras que se mostrarán en estas dos ciudades “ya están en Madrid”, donde llegaron durante los meses de octubre y noviembre del pasado año.

Solamente en el Museo de de Toledo se exhibirán más de 300 obras —incluidas en la primera cesión que se realizó en julio— pero “desde hace como un mes” se está “preparando una nueva cesión, de 25 obras más”.

En las dos sedes, junto a las obras de artistas conocidos se mostrarán otras de “nombres muy famosos que no existen en colecciones de museos de España” —como la escultura original de madera y marfil de Schlemmer, relacionado con la Escuela de la Bauhaus—, y también de “artistas desconocidos completamente en España”.

Los visitantes de estos dos espacios contarán con fichas que acompañarán a cada una de las obras expuestas, así como textos pedagógicos en las salas “para ayudar a comprender”. También se está preparando un catálogo de la colección permanente de “alrededor de mil páginas”.

“UNA NUEVA CANCIÓN”

Roberto Polo ha defendido el papel “pedagógico” de los museos, y ha lamentando que los que han abierto en los últimos años “son clónicos. Sabemos lo que vamos a ver antes de poner un pie en el museo”, asegurando que, por el contrario, el Museo Contemporáneo de Castilla-La Mancha “no va a ser así, va a cantar una nueva canción”, ha confesado.

Ha reconocido también que cuando el Gobierno regional le propuso este proyecto con dos sedes condicionó su visto bueno a que cada una de ellas tuviera “una identidad propia” y que no “fueran clónicas”, porque la historia del arte en Cuenca “es muy diferente a la de Toledo”.

“Cuenca hace 55 años permitió que se fundara el Museo de Arte Abstracto Español, el primer museo de arte moderno en España” mientras que Toledo está más vinculada al arte histórico del Renacimiento, ha comentado.

Finalmente, respecto a las dudas planteadas sobre la cesión de la como sede de la exposición, Polo se ha limitado a señalar que fue el propio alcalde de la ciudad, , el que se la propuso como sede. “Soy un hombre de arte y me mantengo fuera de eso, no me interesa”, ha comentado al respecto de la polémica sobre el lugar que albergará sus obras en esa ciudad.

El Gobierno regional baraja la última semana de marzo como fecha para que tanto Toledo como Cuenca abran sus puertas al público simultáneamente sendos espacios que mostrarán 445 piezas del siglo XIX al XXI de la colección del mecenas.