La autorizó la celebración en Castilla-La Mancha de 2.319 espectáculos relacionados con toros durante el año 2009. De ellos, 641 espectáculos fueron corridas de toros, corridas de rejones, novilladas, festivales taurinos o becerradas, mientras que 1.678 fueron espectáculos taurinos populares, entre los que se encuentran las sueltas y encierros de reses y los concursos taurinos.

Por provincias, en Albacete se autorizaron un total de 85 espectáculos taurinos y 362 espectáculos populares; en Ciudad Real fueron 86 espectáculos taurinos y 127 espectáculos populares; en Cuenca se autorizaron 123 espectáculos taurinos y 257 espectáculos populares; en Guadalajara, 119 espectáculos taurinos y 541 espectáculos populares; y en Toledo, 228 espectáculos taurinos y 391 espectáculos populares.

En Castilla-La Mancha existen un total de 92 ganaderías inscritas en el Registro de Empresas Ganaderas de Reses de Lidia del , según la última actualización facilitada, con fecha de 20 de febrero de 2009. Por otra parte, en nuestra región hay un total de 195 plazas de toros permanentes, siendo de segunda categoría las de las cinco capitales de provincia y el resto, de tercera.

Actualmente, la Administración Regional ostenta la competencia para la autorización de los espectáculos taurinos, de las escuelas taurinas y del ejercicio de las demás facultades previstas en el vigente Reglamento de Espectáculos Taurinos de ámbito nacional, aprobado por Real Decreto en 1996.

El Reglamento de Espectáculos Taurinos Populares de Castilla-La Mancha, aprobado en 1998, que acometió la regulación de los llamados “encierros tradicionales de reses bravas por el campo”, que hasta ese momento carecían de cobertura jurídica pese a su gran arraigo en numerosos municipios de la región, establece como objetivos prioritarios garantizar la debida protección de las personas y los bienes, evitar el maltrato de animales, y asegurar en todos los espectáculos una cobertura médico-quirúrgica adecuada.

En 2006, por Decreto 98/2006 de 1 de agosto, se modificó el Reglamento de los Espectáculos Taurinos Populares que se celebran en la Comunidad Autónoma. El objetivo de esta modificación era, por una parte, la flexibilización de ciertos requisitos que se revelaron indiferentes para garantizar la seguridad de las personas y de los bienes y la protección de los animales, y por otra, completar la ordenación fijando la duración máxima de estos espectáculos en todas sus modalidades.

En las próximas semanas el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, mantendrá un encuentro en Albacete con representantes del entorno de la tauromaquia: ganaderos, toreros, aficionados taurinos y apoderados entre otros. Ayer mismo, en Caudete (Albacete), el presidente mostraba su apoyo a la fiesta taurina que en esta Comunidad Autónoma goza de buena salud y no está en cuestión.