Ciudad Real, 16 de noviembre de 2018. - La delegada de la Junta de Comunidades en la provincia de Ciudad Real, Carmen Olmedo, ha manifestado que espera “que no sobre ni un solo euro” de los 10,3 millones de euros que destina el en ayudas a la rehabilitación de viviendas.

Olmedo ha indicado que “ese será el mejor síntoma de que se han cubierto las necesidades de los ciudadanos y de las asociaciones del Tercer Sector en una respuesta a la demanda que sirve como ejemplo de la política de vivienda que está llevando a cabo el presidente Emiliano García-Page”.

Una convocatoria de ayudas de la que podrán beneficiarse unas 8.500 familias, es decir, entre 25.000 y 30.000 personas de la región, según las estimaciones realizadas por la propia administración. En este sentido, Olmedo ha recordado que las solicitudes podrán presentarse hasta el final del presente año.

Las ayudas de cuyo contenido han dado cuenta en esta Jornada, corresponden al programa de fomento de la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad de viviendas y también al programa de fomento de la conservación, de la mejora de la seguridad de utilización y de la accesibilidad en viviendas, ambas enmarcadas en el Plan de Viviendas 2018-2021.

Unas declaraciones efectuadas por Olmedo en la inauguración de las Jornadas Técnicas de Rehabilitación, que han contado también con la presencia del director provincial de Fomento, , del decano del de Arquitectos de Castilla-La Mancha, ; del representante del Colegio Oficial de Administradores de Fincas de Ciudad Real, José Cerro Espinosa; el presidente de la Asociación de Empresas de Construcción de Ciudad Real ( APEC ), , Álvaro Martínez Poyo en nombre de EOS Energy; y por parte del Banco Sabadell Benigno Fernández.

En este marco, la delegada de la Junta de Comunidades ha incidido en que “es nuestro propósito también daros a conocer algunos pormenores de estas ayudas públicas que, bien gestionadas, pueden llegar a cuantías muy importantes: un 40 por ciento de la obra subvencionable y hasta el 70 por ciento para jóvenes, mayores de 65 y personas con discapacidad”.

Unos beneficiarios que pueden ser tanto las administraciones públicas, organismos y demás entidades así como las empresas públicas, sociedades mercantiles participadas por las Administraciones Públicas propietarias de los inmuebles; las comunidades de propietarios o las agrupaciones de comunidades de propietarios legalmente constituidas; las sociedades cooperativas compuestas de forma agrupada por propietarios de viviendas o edificios; las empresas constructoras, arrendatarias o concesionarias de los edificios y las empresas de servicios energéticos en el caso del Programa 1.

Finalmente, indicar que para el caso de edificios declarados Bien de Interés Cultural, jóvenes menores de 35 años y municipios de menos de 5.000 habitantes tendrán un ‘extra’ en las ayudas.