En rueda de prensa, De Miguel se ha preguntado si García-Page va a “hacerse una foto” con Sánchez o le va a demandar todo lo que antes decía que “no se llevaba a cabo con la excusa de que el Gobierno nacional era de signo opuesto”, asegurando que Ciudadanos, por su parte, “va a seguir siendo igual de constructivo pero igual de exigente” con el PP que con el PSOE.

Así, ha cuestionado si el presidente autonómico va a pedir explicaciones sobre la autovía Ciudad Real-, “que todos los gobiernos han ido prometiendo y que se ha quedado en el limbo”, o si va a demandar las inversiones para la A-40 que une Cuenca y , o para la variante de la N-320 en Guadalajara, que la formación naranja ha pedido vía enmiendas en los Presupuestos Generales del Estado.

En este punto, Orlena de Miguel ha confiado en que el “cierto pique entre PSOE y PP” no afecte al paso de los Presupuestos por el , en que “el PP será responsable y no jugará a la venganza y el revanchismo y será capaz de mantener estas enmiendas en el Senado”.

Además, ha recordado que su formación ha presentado un plan nacional para ir mejorando la seguridad de los pasos a nivel, preguntándose si el Gobierno actual “va a coger ese testigo”, o si se va a llevar algún tipo de acuerdo en materia hídrica o medidas en relación a Talavera de la Reina (Toledo).

Del nuevo Gobierno, ha afirmado que “hasta ahora es un cartel publicitario, es una caja de sorpresas”. “Esperaremos a que empiecen a funcionar y valoraremos”, ha destacado de un Ejecutivo que, a su juicio, “lo tiene bastante complicado”. Sí ha hablado de la exconsejera regional, , ahora ministra de Trabajo, de la que espera “alguna solución real a los pensionistas”.

HAY “HIPOTECAS BAJO CUERDA”

La responsable regional de Ciudadanos ha manifestado sus “sospechas” de que el tiene “hipotecas bajo cuerda”, segura de que “sería la primera vez en la que los nacionalistas no piden nada a cambio de los votos”. “A cambio de nada no ha sido —el apoyo a Sánchez— teniendo en cuenta que para ellos hay una situación de conflicto con el Estado”, ha comentado De Miguel, que ha insistido en conocer “a qué más se ha comprometido” el presidente del Ejecutivo y qué parte, por ejemplo, del programa de Podemos “está dispuesto a asumir”.

Tras incidir en que primero se deberían haber convocado elecciones y “dar la voz a los españoles”, ha rechazado los cien días de gracia al Gobierno porque no ha habido hoja de ruta y porque hay “un reto enorme en Cataluña que va a más y ante eso hay que actuar”. “No tenemos cien días de gracia, si no los tienen los catalanes, no los tiene el Gobierno”, ha subrayado.

Preguntada por el hecho de que haya más mujeres que hombres en el nuevo Ejecutivo, Orlena de Miguel lo ha valorado pero ha deseado que las mujeres hayan sido escogidas “por su valía, por su trayectoria y no por ser mujeres”, añadiendo que los miembros del Gobierno, más allá de sus perfiles profesionales, tendrán que demostrar “de lo que son capaces”.