Así se ha acordado en la reunión anual del para poner en marcha los mecanismos del Estado en apoyo a las comunidades autónomas sobre todo en el periodo de mayor riesgo, entre el 15 de junio y el 31 de octubre.

El encuentro ha sido presidido por el subsecretario del , , acompañado por el director general de Protección Civil y Emergencias, y han participado representantes de los distintos organismos del Estado involucrados en la Campaña.

En concreto, este verano se mantiene un amplio dispositivo similar al de años anteriores y contará con la tecnología de Aviones de Comunicación y Observación (ACO), el uso de drones o herramientas satelitales, para ayudar en la prevención y la extinción de los incendios.

Con la reunión del CECO se pone en marcha la maquinaria del Estado en apoyo a las comunidades autónomas. En la cita los miembros han coincidido en que las condiciones meteorológicas de inicio de campaña, han estado caracterizadas por precipitaciones abundantes y temperaturas en la media o inferiores a lo normal, por lo que el inicio de la campaña de incendios comienza con datos positivos, a diferencia de 2017.

Aguilera ha recordado que el año pasado aumentó la superficie afectada y el número de grandes incendios, en definitiva, ha dicho que fue un año malo que muestra la capacidad de respuesta del dispositivo tanto en España como en los incendios que afectaron a Portugal, donde hubo que actuar de forma continuada.

El subsecretario ha pedido a los asistentes el máximo esfuerzo de coordinación entre Administraciones y ha insistido en la importancia de la prevención como la mejor política para evitar los incendios forestales que en su mayoría son fruto de la negligencia o de la intencionalidad humana.

En concreto, de cara a la campaña 2018, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior aportará, entre el 15 de junio y el 31 de octubre un seguimiento diario de las situaciones declaradas y suministrará información actualizada a todos los Órganos implicados, facilitando así la toma de decisiones. Además, pone a su disposición el sistema de detección satelital, a partir del cual se pueden realizar simulaciones sobre la posible evolución de los incendios detectados.

Además, coordina la aportación de medios internacionales a través del Mecanismo de Protección Civil de y es punto focal del Sistema Europeo Copérnico para cartografía de la Tierra en gestión de emergencias, una herramienta que está siendo ampliamente demandada por las comunidades autónomas para la evaluación posterior del incendio.

Igual que en la campaña de 2017, dos medios aéreos de -La Mancha se integrarán a la capacidad europea de respuesta ante emergencias. Estos medios estarán operativos entre el 15 de junio y el 30 de septiembre y podrán ser solicitados por cualquier país participante en el Mecanismo Europeo de Protección Civil, salvo que existan circunstancias de riesgo en esta comunidad autónoma que lo impidan. Estos medios pueden operar hasta 9 días de manera continuada.

A nivel europeo, la Dirección General de Protección Civil participa todas las semanas desde el 15 de junio al 31 de octubre en una videoconferencia coordinada por el y Coordinación (ERCC) junto a Francia, Portugal, Italia, Grecia, y Croacia para realizar un seguimiento de la temporada de incendios en esta zona.

También, desde el Ministerio del Interior, colaboran con las comunidades autónomas en la prevención, investigación y extinción de incendios. Las patrullas de vigilancia y equipos del SEPRONA (), así como las unidades de Caballería de Guardia Civil y reforzarán en verano su presencia en zonas con especial incidencia de esto siniestros, como .

Asimismo, los helicópteros de la Dirección General de Tráfico (DGT) informan de la situación de las carreteras afectadas, y las Fuerzas de Vigilancia de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil junto con los Centros de Gestión de Tráfico prestan el apoyo operativo necesario. La DGT también informará a la población a través de paneles luminosos en carretera y redes sociales.

DESPLIEGUE AÉREO

Por su parte, medios aéreos y terrestres estarán coordinados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Gobierno, que en 2018 mantendrá un total de 37 bases repartidas en todo el territorio nacional, con 73 medios aéreos y 10 Brigadas de lucha contra incendios forestales (BRIF).

En cuanto al despliegue aéreo, participarán 18 aviones anfibios Cl-215T y CL-415, 4 helicópteros de vigilancia, 8 helicópteros bombaderos Kamov, 10 aviones de carga en tierra AT-802, 6 aviones anfibios AT-802FB, 19 helicópteros medios de transporte de brigadas, 4 aviones de comunicación y observación (ACO) y 4 vehículos aéreos no tripulados de refuerzo para uso nocturno posicionados en , , y Albacete.

Las bases de las BRIF están situadas en (), (), (León), (), (Zaragoza), (Cuenca), La (), (), (Cáceres) y Puntagorda (La Palma). Las BRIF cuentan también con 7 unidades móviles. Todos estos medios pueden ser utilizados en cualquier parte de España.

En cuanto a la participación del , centrará sus actuaciones tanto en prevención como en respuesta en emergencias. En prevención, destacan los Convenios que mantiene vigentes con la Xunta de Galicia en la operación ‘Centinela Gallego’ y con la Junta de Castilla y León para el despliegue de drones en una zona aérea segregada del Bierzo.

En cuanto a la respuesta de emergencia del CECO, la , igual que en años anteriores participa a solicitud de las comunidades autónomas a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, en las labores de extinción y en el apoyo operativo y logístico. La UME contribuye con 1.400 efectivos en intervenciones de ataque directo al fuego y con otros 1.500 en funciones de apoyo logístico, junto a los correspondientes medios materiales, tanto terrestres como aéreos.

Tiene una capacidad de desplegar a su personal en cualquier punto del territorio nacional en un máximo de 4 horas y el Ministerio de Defensa asimismo pone a disposición del operativo los aviones del 43 Grupo de .

En lo que va de 2018, hasta el 31 de mayo, han ardido 8.643 hectáreas, una cifra muy por debajo de la registrada el año pasado por las mismas fechas y también que la media de los últimos diez años, que son 28.000 hectáreas, según datos del sobre Incendios Forestales.

A efectos de Protección Civil, hasta el 10 de junio se han notificado 57 incendios al y Coordinación de Emergencias, una cifra también muy inferior a la de 2017. El suceso más grave ha tenido lugar en Yeste (Albacete) donde falleció una persona. Además, tres incendios, todos ellos en la Comunidad Valenciana (, y ), requirieron de evacuaciones preventivas y otros dos fuegos provocaron cortes de carreteras, una de ellas en una carretera de la Red del Estado en Manises.