La Consejera de Bienestar Social, , ha confirmado que el Gobierno regional estudia asumir la financiación del para Adolescentes de Alcázar de (Ciudad Real) y del Servicio de de la Autonomía Personal SEPAP para la atención a las personas con dependencia, tal como ha confirmado a la alcaldesa de la localidad, Rosa Melchor.

En la reunión, en la que han tomado parte la directora general a la Dependencia, ; la concejala de Servicios Sociales, , y el jefe de servicios sociales municipales, Angel Parreño, se han analizado las necesidades del conjunto de los servicios sociales alcazareños, que atienden una población de 31.000 habitantes.

La consejería de Bienestar Social estudia asumir este año la financiación del a la Familia y la Adolescencia de la localidad, que prestó servicio en 2015 a 64 menores de 57 familias, siendo financiado por el Ayuntamiento de Alcázar a través del Plan Local de Integración Social (PLIS).

El centro se sitúa en una zona estratégica, cerca de los centros educativos y trabaja tanto con jóvenes y adolescentes como con sus familias, en áreas como habilidades sociales y comunicativas, resolución de conflictos, competencias parentales ante los cambios y necesidades producidos en la adolescencia, fomentando su participación en la vida comunitaria.

Se estudia un SEPAP en Alcázar

Para la prevención de situaciones de dependencia, la Consejería estudia la puesta en marcha del (SEPAP) en la localidad, con el que se presta servicio a personas en situación de dependencia, además de promover el envejecimiento activo la vida saludable por medio de actividades como charlas, cursos de memoria, salidas a lugares de ocio y presencia en eventos de la localidad.

Igualmente, la Consejería va a consolidar los Servicios Sociales de Atención Primaria de la localidad introduciendo mejoras en el sistema de pago y agilizando trámites de los convenios. A su vez estudia las propuestas de la alcaldesa para reforzar los citados servicios, que actualmente se organizan en tres zonas de cobertura, con el objetivo de incrementar la atención profesional que reciben zonas como el barrio “La Pradera”, que presenta importantes demandas de servicio por parte de los profesionales de lo social.