El trabajo se ha hecho con el premio a mejor comunicación en formato póster durante la última reunión de la Sociedad Europea de Alergia e Inmunología Clínica en torno a alergia a veneno de himenópteros y mastocitosis, que se ha celebrado recientemente en Holanda, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El estudio tiene como objetivo identificar qué tipo de insectos himenópteros están presentes en los entornos alimentarios humanos para determinar la especie que ha picado a una persona alérgica mediante el análisis de la comida que hay en el lugar donde se produce la picadura.

Junto a la doctora Vega, han participado en el estudio miembros del como la doctora Berta Ruiz León, del , el doctor Francisco Carballada, del y la doctora Teresa Alfaya, del , además del entomólogo Leopoldo Castro, del IES ‘Vega del Turia’ de .

Para este trabajo se recopilaron 103 fotografías correspondientes a 50 insectos de diferentes especies de himenópteros en distintos entornos, con la conclusión de que el 74 por ciento eran avispa Vespula, seguida de la avispa Vespa, de la que se encontraron cuatro casos de Velutina y uno de Crabo. Finalmente, se localizaron Polistes y, en menor frecuencia, otras especies.

El estudio concluye que Vespula (avispa común) tiende a picar más en entornos donde hay proteínas (carne, pescado, marisco), mientras que las Polistes (avispa papelera) y Vespa (avispón) pican más en espacios donde hay presencia de carbohidratos como alcohol, dulces, bebidas azucaradas o fruta.

El trabajo permite conocer mejor los insectos que producen reacciones alérgicas, pues el entorno alimentario puede ayudar a identificar al insecto responsable de la picadura que causa la reacción alérgica basándose en la apetencia de cada insecto según los alimentos presentes. Con ello, se ayuda al diagnóstico de algunos pacientes que sufren una reacción alérgica al veneno de estos insectos sin tener que recurrir a pruebas más complejas y costosas.

La doctora Vega ha mostrado su satisfacción por este reconocimiento europeo al trabajo realizado por miembros del Comité de Himenópteros de la Sociedad Española de Alergia, “que pone de manifiesto la calidad de nuestros alergólogos”.

AMPLIA EXPERIENCIA EN GUADALAJARA

En el se trabaja desde hace casi 30 años en inmunoterapia al veneno de himenópteros y la doctora Arantza Vega cuenta con dilatada experiencia en este sentido, habiendo ostentado la coordinación del a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica. Además, ha sido elegida recientemente miembro del comité de himenópteros de la Academia Europea de Alergia.

El servicio de de Guadalajara atiende a más de 170 pacientes que han sufrido reacciones alérgicas graves tras la picadura de una abeja o avispa, con una media de 30 pacientes nuevos cada año.

La inmunoterapia al veneno de estos insectos constituye el tratamiento más eficaz para evitar los fallecimientos que cada año provocan las picaduras de estos insectos, con una altísima eficacia, de entre el 85 y el 90 por ciento en el caso de pacientes tratados con veneno de abeja y el 98 por ciento en los tratados con veneno de avispa.

El tratamiento consiste en la inyección de cantidades crecientes de veneno del himenóptero que provoca la alergia para lograr una respuesta inmunológica que lleva a la tolerancia de nuevas picaduras.

En España hay casi un millón de personas alérgicas al veneno de avispas y abejas y la picadura de estos insectos provoca de 15 a 20 fallecimientos al año. Generalmente, su picadura provoca dolor, enrojecimiento, picor e inflamación, pero en el caso de personas alérgicas puede causar una reacción generalizada con hipotensión, broncoespasmo y pérdida de consciencia.