En una nota de prensa, Fademur ha explicado que la ausencia de cajeros y de oficinas con horario completo supone una “limitación tremenda” para los vecinos de estas pequeñas poblaciones, en tanto que les obliga a desplazamientos de “muchos kilómetros” para hacer un ingreso o disponer de efectivo.

Esta situación se ha visto agravada, ha denunciado esta Federación, durante los meses de verano por la afluencia de personas que vuelven a sus poblaciones de origen, así como de los propios turistas.

También ha agregado que en las localidades donde sí existen entidades financieras, los horarios de atención al público se limitan. A todo esto se suma, ha subrayado Fademur, el cierre continuado de sucursales en los pequeños municipios.

En línea con lo anterior, ha exigido un compromiso en la lucha contra el despoblamiento por parte de todos, “no solo de las administraciones estatal y regional”.

Asimismo, Fademur ha abogado por mantener las entidades bancarias en el medio rural, dado que contribuyen a crear empleo, combatir la despoblación y apostar por la igualdad de oportunidades entre los habitantes de los pueblos y de las ciudades.