Argimiro, que había sobrepasado los 70, quiso ser cura antes que maestro, aunque la carrera sacerdotal la abandonó para hacer Magisterio ejerciendo en , Alcalá del y donde finalizó su etapa en el colegio ‘Graciano Atienza’.

El Consistorio señala en un comunicado que tenía pasión por la música y la enseñaba en la escuela con “métodos innovadores”, creando varios coros escolares y escribiendo letras musicales como por ejemplo el himno del colegio ‘Príncipe de Asturias’, de Almansa. Uno de los logros musicales más importantes que ha dado para Villarrobledo fue el Viña Rock, que lo creó y lo fundó hace ahora 21 años.

Fue en su etapa de concejal de cultura del Consistorio roblense cuando unos jóvenes fueron a consultarle la posibilidad de organizar en la localidad un festival de música ‘arte-nativa’.