Según ha informado el consejo regional en un comunicado, representado por más de 2.100 farmacéuticos en Castilla-La Mancha que trabajan en 1.265 farmacias de la Comunidad autónoma, piden al Ministerio de Sanidad y al la adecuada protección para estos profesionales, tal y como llevan pidiendo desde hace 10 días en diferentes comunicaciones remitidas.

“Este material será para uso exclusivo de los profesionales que trabajan en las farmacias comunitarias, además de para una reserva, si se considera de ayuda, para personas con síntomas de Covid-19 detectadas en la farmacia, como eficaz y elemental medida de salud pública para evitar contagios”, han señalado desde el Consejo regional.

Conscientes de la “evidente carencia de material que se sufre en todos los centros sanitarios asistenciales de la sanidad”, han mostrado su “más firme apoyo a las reivindicaciones que se están haciendo desde todas las organizaciones colegiales sanitarias con el fin de garantizar la protección de todos los profesionales sanitarios”.

“Cada día visitan las farmacias comunitarias de nuestro país 2,3 millones de personas siendo en muchas ocasiones el farmacéutico el profesional sanitario más cercano a la población por lo que siempre y en especial en situaciones como la crisis de salud que estamos viviendo, los farmacéuticos atendemos en primera línea y diariamente a miles de ciudadanos, en muchas ocasiones enfermos”, han criticado.

Como consecuencia de lo anterior, han indicado ya tienen profesionales contagiados e incluso se ha procedido ya al cierre de algunas farmacias, ante lo cual están procediendo a la elaboración de un Registro Nacional que pondrán a disposición de las autoridades sanitarias.

“Todos los farmacéuticos españoles y castellano-manchegos como profesionales sanitarios y nuestra Red de Farmacias Comunitarias como un nivel asistencial más, imprescindible en nuestro Sistema Nacional de Salud, se ponen a disposición de las autoridades sanitarias nacionales y autonómicas para seguir asistiendo a una población que está sufriendo la mayor crisis de salud que se ha conocido y que merece que todos los profesionales sanitarios y las administraciones trabajemos sin descanso, con la máxima coordinación”, han concluido.