Será el primer consejero que comparecerá en la Cámara Baja sobre esta cuestión. “Castilla-La Mancha quiere participar activamente en la elaboración de este pacto. Plantearé en el Senado nuevas propuestas a nivel regional. Pretendo aportar la experiencia de la Comunidad autónoma en el ámbito de la participación”, afirmó el consejero.

La región parte, según Felpeto, de la ley de participación social 3/2007, por lo que quiere resaltar la figura de los consejos escolares y la comunidad educativa, para que tengan la representación que le corresponde.

En segundo lugar, el titular de educación castellano-manchego demandará recursos económicos para hacer frente a la gestión de infraestructuras e incremento del profesorado, dos realidades, que a juicio del Felpeto, tuvo que hacer frente la región en el año 2000, con una situación distinta al del resto de regiones. También, afirmó el consejero, trasladará la necesidad de revisar el fondo de cooperación interterritorial.