En el comunicado ha difundido una declaración en el marco de la COP25 en la que pone de manifiesto que la es la más cercana a la ciudadanía y sus acciones son la que tienen un efecto “inmediato” en los ciudadanos. Además, reconocen que los gobiernos locales ya están trabajando en el desarrollo de políticas y medidas dirigidas a conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) aunque resaltan que el apoyo y la comunicación internacional pasan a ser un requisito “indispensable ahora más que nunca”.

“Los gobiernos locales del mundo nos enfrentamos a un nuevo escenario en el campo de sostenibilidad que nos obliga a reaccionar rápidamente, especialmente para reducir los efectos del cambio climático en los asentamientos humanos, pero también en los espacios naturales”, detalla la FEMP.

Asimismo, considera necesario realizar acuerdos entre las ciudades para conseguir un objetivo común para mitigar los efectos del cambio climático y poder adaptarse a él. Por lo tanto, la FEMP reafirma que las ciudades deben tener un papel protagonista en la definición, planificación y ejecución de las políticas locales de lucha contra el cambio climático y para eso, consideran necesario contar con la participación del ciudadano que “debe corresponsabilizarse”.

Además, la FEMP afirma que trabajarán en distintos ámbitos como la energía, la edificación y movilidad sostenible, la reducción de emisiones o la economía circular. “Los gobiernos locales estamos liderando la lucha contra el cambio climático, adoptando acciones decisivas, innovadoras y ambiciosas. Se ha logrado un gran avance pero será necesario continuar aplicando estrategias, planes y programas para alcanzar los nuevos compromisos de reducción”, subraya.