En esta conferencia, se realizará un análisis de los pros y contras del enoturismo, ademas de conocer los retos a los que se enfrentan los bodegueros respecto al enoturista, como conocer más sus vinos, sus bodegas, la competencia o el mercado, según ha informado Fenavin en nota de prensa.

Jiménez ha explicado que “los enoturistas del 2015 quieren ser protagonistas de todas las experiencias en torno al vino y dejar de ser espectadores pasivos dentro de la bodega”. “Buscan las visitas personalizadas, ser atendidos de una forma más familiar y acceder a compras exclusivas, pero sobre todo vivir, probar y comprar vinos diferentes”, ha continuado.

Asimismo, ha destacado que “en la actualidad, tener o no tener imagen de enoturismo es la cuestión más examinada por los bodegueros, ya que todas las zonas vitivinícolas españolas disponen de una amplia oferta enoturística, ya sea a través de una ruta del vino, de sus denominaciones de origen, de actividades ofertadas por las propias bodegas, hoteles o centros especializados”.

Por ello, ha puesto como ejemplo “desde visitar una bodega o participar en una vendimia hasta cursos de cata, paseos por los viñedos o cenas con maridaje”. Según Jiménez, “estos serían algunos de esos desafíos a los que se enfrentan, que si se logran hacer bien redundarán en beneficios de imagen de marca, valor añadido y diferenciación de su entorno”.