El Festival de Lavanda de Brihuega alcanzará este año su novena edición y continúa un ascenso que ya le ha llevado a consolidarse como una cita de referencia nacional en el calendario veraniego de la provincia de Guadalajara, creciendo cada año hasta poner el punto de mira en superar una afluencia histórica en las actividades programadas para este 2019.

En esta ocasión, serán los días 19 y 20 de julio los reservados en el calendario para ofrecer al visitante la estampa que provocan los campos alcarreños de lavanda cuando empiezan a florecer, conformando así un escenario color púrpura marcado por el particular aroma de esta planta.

El viernes 19 de julio dará comienzo el espectáculo con la actuación de Luz Casal, y el sábado será el turno de los hermanos Ketama, que vuelven tras 15 años de ausencia.

MILES DE ASISTENTES

La responsable del festival, Natacha Watine, ha explicado en declaraciones a Europa Press que sin duda el festival ha experimentado una evolución muy positiva, tanto en asistencia como en grado de conocimiento, con una gran aceptación por parte de vecinos y visitantes.

“Solo así se explica que algo que empezó siendo una reunión entre amigos, ha ido aumentando la afluencia de público año tras año, y en esta edición esperamos reunir cerca de 2.500 personas por cada concierto”, ha argumentado, recordando que el número de visitantes ha crecido de forma exponencial en los últimos años gracias a la “fidelización de quienes se acercan por primera vez al festival, que en su gran mayoría intentan repetir la experiencia”.

La cita ha ido actualizando y tiene entre sus objetivos consolidarse como una cita estival “indispensable”, toda vez que ofrece “una experiencia única e irrepetible, ya que a los pocos días la flores desaparecen debido a la recolección y a su destilación”.

Este tinte “efímero” del festival se antoja incluso “romántico”, a lo que Watine suma su carácter solidario, reparando en que en esta edición la beneficiaria será la Contra el Cáncer.

“Hemos pensado que la mejor manera de continuar con el legado del fundador del Festival, , es devolver a la sociedad parte de lo que ella nos da. Y porque fue precisamente el cáncer la enfermedad que se llevó a nuestro querido Andrés, hemos elegido la Asociación Española contra el Cáncer como destinataria de nuestra solidaridad”, ha enfatizado Watine.

LA GASTRONOMÍA, PROTAGONISTA

La experiencia global que ofrece el Festival pasa también por la gastronomía, y este año, tras el concierto de Luz Casal, la ‘entrada élite’ ofrece la posibilidad de una cena de lujo diseñada en exclusiva por el famoso cocinero Dani García, galardonado con tres estrellas .

Asimismo, para la entrada general, existe otra opción más informal, conformada por una amplia selección de cocina gourmet de la mano de los mejores FoodTruck de toda España.