Castilla-La Mancha firmó en los meses de junio y julio el mejor arranque de la historia en demanda de alojamientos turísticos al alcanzar los 530.000 viajeros y sumar casi 980.000 pernoctaciones dentro de todas las opciones que ofrece el sector en la región: hoteles, establecimientos rurales, apartamentos turísticos y campings. Con estas cifras, el volumen de pernoctaciones regladas en la región crece un 2,5% con respecto al mismo periodo de 2018, y bate el récord histórico de volumen de demanda para este periodo.

La consejera de Economía, Empresas y Empleo, , ha subrayado el buen arranque del verano y ha confiado en que el mes de agosto confirme las expectativas para el sector en la región. “Los meses de junio y julio han deparado unos buenos números para nuestros establecimientos hoteleros”, ha enfatizado, resaltando el crecimiento del 2,5% con respecto al ejercicio anterior, y el hecho de que las cifras de los dos primeros meses del verano “supongan el mejor registro para el sector de la región”. La consejera ha vuelto a insistir en la importancia del sector turístico y la apuesta del , que preside , por potenciar la llegada de visitantes.

Atendiendo a la tipología de alojamiento que mayor número de viajeros y pernoctaciones concentra, el sector hotelero de Castilla-La Mancha superó en los meses de junio y julio los 400.000 viajeros y sumó casi 700.000 pernoctaciones, lo que supone un incremento del 2,9% en las noches de hotel respecto al mismo periodo del año anterior.

Por provincias, el mayor crecimiento se dio en , con una subida del 5,5% de las pernoctaciones (229.000), y Albacete, con un incremento del 8% (133.000). El número de alojamientos en este tipo de establecimientos también creció en Ciudad Real, un 2% (131.000 pernoctaciones) y Cuenca, un 5% (101.000). Sólo cayó en Guadalajara, donde se registraron 93.000 pernoctaciones entre los meses de junio y julio (-10%).

En cuanto a turismo rural, el número de viajeros ha aumentado un 5% en los dos primeros meses del verano, aunque el número de pernoctaciones ha sufrido una ligera bajada, del 2%, con respecto al mismo periodo del año anterior. Pese a eso, en provincias como Ciudad Real el crecimiento ha llegado al 28%, llegando a las 20.000 pernoctaciones.

El horizonte de los 850.000 viajeros

A estas cifras habrá que sumar las del mes de agosto cuando se hagan públicas por parte del . Si el comportamiento en el mes de agosto se asemeja al del año anterior, en los tres meses centrales del verano se podrían alcanzar en Castilla-La Mancha los 850.000 viajeros en alojamientos turísticos reglados, que generarían 1.650.000 pernoctaciones. Esas cifras implicarían un incremento del 3,1% con respecto al verano del año 2018.