Así lo ha avanzado Húelamo durante la rueda de prensa que ha ofrecido este viernes para presentar la Memoria de la Fiscalía de 2018, donde ha explicado que en el referido ejercicio la Audiencia Provincial dictó 54 sentencias de las que 44 acogen total o parcialmente las tesis del fiscal y solo 10 son disconformes.

Mientras, en los juzgados de lo penal se dictaron en 2018 un total de 970 sentencias condenatorias por 518 absolutorias. “Examinaré con los fiscales de plantilla y en las juntas de fiscalía por qué no existe un porcentaje al menos semejante o razonable al de la Audiencia Provincial. Cuando el fiscal hace un escrito para que haya juicio contra determinadas personas es porque tiene pruebas. No acusamos sin pruebas”, ha advertido.

Y es que el fiscal jefe de Toledo ha alertado de que esos porcentajes “no son adecuados al rigor con el que el Ministerio fiscal debe formular escritos de acusación” y por ello hay que “atemperar” .

“No estoy conforme con estos datos. Veremos en qué hay que modificar la actuación de la fiscalía, en cuanto a medidas procesales”, ha dicho Huélamo, que, no obstante, no ha querido asignar culpas.