El escrito de acusación del , al que ha tenido acceso , recoge que, entre las 4.40 y las 8.00 horas del 28 de enero de 2008, dos de los acusados se dirigieron a una sucursal bancaria en Alborea (Albacete).

Desde un solar subieron al tejado y saltaron al patio de luces de la sucursal, donde esperaron hasta que, sobre las 8.00 horas, un empleado de la sucursal entró y quitó el cristal de la puerta.

En ese momento, cubiertos con pasamontañas, guantes y llevando una pistola y un revolver pequeño, entraron en la sucursal y encañonaron al empleado para que desactivara la alarma y abriera la caja de seguridad.

Los acusados cogieron el dinero y lo inmovilizaron, atándolo con unas bridas de plástico en las muñecas a una estantería, hasta que el compañero que entró, cuando los acusados ya se habían marchado, lo liberó, sin sufrir lesión.

Los acusados, se apoderaron de 23.874 euros y se marcharon en un vehículo que habían robado horas antes en (Cuenca).Días más tarde, el 7 de febrero, sobre las 3.55 horas, los cuatro acusados fueron a un bar en la localidad (Albacete), en el que entraron tras arrancar la reja de una ventana del local.

Una vez dentro, se apoderaron de la recaudación de una máquina de música (unos 617 euros), una tragaperras (valorada en 980 euros) y otra de comida (valorada en 70 euros), además de dos botellas de licor.