“A pesar de la reciente subida del rating de España, persisten los riesgos por el elevado endeudamiento del sector”, señala la agencia, apuntando que, a pesar de que en general se espera que las comunidades autónomas registren un mejor comportamiento presupuestario en 2018 “no será suficiente para acciones positivas de rating para la mayoría de comunidades autónomas”.

En este sentido, la calificadora de riesgos ha indicado que “solo algunas comunidades podrían experimentar acciones positivas de rating en 2018”.

Actualmente, Fitch asigna calificaciones a la deuda de diez comunidades autónomas: Andalucía, País Vasco, , , Castilla-La Mancha, , , , y .

En su análisis, Fitch prevé que las regiones españolas continuarán incrementando su deuda hasta 2019, cuando alcanzará entre el 190% y el 193% de sus ingresos, un nivel “muy alto” para un rating ‘BBB’ y que, por lo tanto, “limita la posibilidad de subidas de rating individuales”.