Enmarcadas dentro del Plan General de Formación en incendios forestales, en concreto, han sido 65 iniciativas en forma de cursos desde enero y hasta diciembre, a las que se unen las prácticas y simulacros que se han ejecutado durante la época de riesgo alto por incendio forestal en las que han participado más de 2.000 profesionales, tal y como ha informado en nota de prensa el Gobierno regional.

El objetivo de este programa formativo no es otro que mejorar los conocimientos, la organización o la seguridad de los profesionales que forman parte de la emergencia en los incendios forestales, así como actualizar los protocolos y procedimientos de trabajo internos del propio servicio.

Así, en las diferentes acciones llevadas a cabo a lo largo de 2017, han participado tanto personal de la Administración regional adscrito al , técnicos y agentes medioambientales; de la empresa pública de gestión ambiental, y todos aquellos que intervienen en emergencias por incendio forestal.

Entre los cursos que se han impartido este año destacan los de seguridad en incendios forestales, el de operaciones aéreas en emergencias o el de investigación de causas de incendios forestales, en este caso orientado a los agentes medioambientales que se encargan dentro de la forestales recuperada en esta legislatura de aclarar las causas que han provocado el fuego.