El mantiene su consideración de que el sector de los vehículos de alquiler con conductor (VTC) debe ser regulado “en el ámbito autonómico y local”.

“Creemos que este sector debe ser regulado en el ámbito local y autonómico y en eso trabajamos, porque hay un anacronismo por el que el taxi tiene una regulación y las VTC, otra”, indicó el secretario de Estado de Infraestructuras y Transportes del Ministerio, .

El ‘número dos’ de Fomento se pronuncia de esta forma después de que en la reunión mantenida este miércoles con las comunidades autónomas para solventar el conflicto abierto entre este sector y el del taxi, el Ministerio renunciara a transferir a las regiones las competencias para dar licencias de VTC y, en vez de eso, anunciara un mecanismo normativo para que los gobierno autonómicos que voluntariamente quieran regular este sector en su territorio, puedan hacerlo.

Fomento propuso esta otra fórmula al asegurar que los cambios normativos y jurídicos para habilitarla son más fáciles y rápidas que los de una transferencia. No obstante, el cambio de propuesta tuvo lugar después de que varias comunidades manifestaran sus reticencias a que se les traspasen las competencias.

“El sector del taxi tiene una regulación autonómica y local, más cercana al ciudadano”, señaló Saura. “El negocio del VTC es fundamentalmente urbano y metropolitano, por ello tiene que estar regulado en las mismas condiciones”, argumentó.

“Además, es mejor que lo administre la administración que más conoce al ciudadano y su movilidad en su territorio”, añadió en declaraciones a Cadena Ser, la COPA y Cero, recogidas por Europa Press. “Estoy convencido de que las comunidades con más población pedirán la transferencia”, aseveró.

El secretario de Estado rechazó que las regiones que asuman esta regulación tengan que recibir recursos para ello. “Los ayuntamientos de y la están pidiendo y no piden más dinero”, apuntó.

REEQUILIBRIO.

En cuanto al reequilibrio entre el número de vehículos de empresas como Uber y de taxis para que cumplan la proporción que fija la Ley, esto es, que circulen uno de esos coches por cada treinta taxis, Saura reconoció que “no se puede hacer de la noche a la mañana”. “Se ha dado un paso en la dirección adecuada, pero aún hay mucho por hacer”, aseguró.

No obstante, remarcó que otro de los acuerdos alcanzados en la reunión con las regiones pasa por el compromiso de todas las administraciones de trabajar en los próximos meses en diseñar medidas que permitan “corregir el desequilibrio”.

Preguntado por la posibilidad de que para ello se anulen licencias de VTC ya concedidas, el secretario de Estado se limitó a indicar que “cada Administración tomará sus decisiones en función de lo que crea conveniente”.

“El Gobierno va a impulsar normativas y a trabajar con las administraciones para que se corrija el desequilibrio”, añadió sin detallar otras posibles medidas.

No obstante, recordó que “no se puede legislar en contra de sentencias judiciales”, en alusión a los miles de licencias que los VTC están logrando por vía judicial como consecuencia del vacío legal que se registró entre 2013 y 2015, los años entre los que el volvió a regular el sector y efectivamente lo hizo imponiendo la cuota de uno por treinta, después de que el anterior Ejecutivo socialista liberalizara el negocio en 2009.