A estas hectáreas, habría que sumar las más de 3.000 calcinadas en el incendio (Albacete), que comenzó el pasado 27 de julio y que sigue activo, según han informado fuentes de la Junta de Castilla-La Mancha.

Hasta el 23 de julio, se han registrado un total de 8.280 siniestros, 1.400 más que la media de los últimos diez años y más del doble de los incendios registrados durante el mismo periodo del año 2016. En total, se han producido 4.814 conatos (fuegos de menos de una hectárea) y otros 3.466 incendios de más de una hectárea.

De estos, un total de diez -dos más que la media de los diez últimos años- superaron las 500 hectáreas por lo que pasaron la barrera de los grandes incendios forestales, entre ellos, el de Doñana, donde se quemaron más de 8.400 hectáreas. Así, también habría que sumarle el incendio de Yeste. La cifra es, igualmente, superior a la del mismo periodo de 2016, cuando se produjeron 4 grandes incendios en el mismo periodo.

Así, los fuegos durante este periodo solo se han visto superados por los 21 grandes incendios de 2012 y los 25 de 2009.

De momento, 2017 se coloca como el tercer peor año de la última década, superado por las 148.915 hectáreas del mismo periodo de 2012, cuando se registró uno de los peores incendios forestales en el mes de junio en Cortes de Pallás, en el interior de ; y por las 78.213 hectáreas calcinadas en 2009.

“PECULIARES CONDICIONES CLIMÁTICA Y OROGRÁFICAS”

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, , señaló la semana pasada que España es un país que, por “sus peculiares condiciones climáticas y orográficas”, corre un alto riesgo de sufrir grandes incendios forestales.

Durante su comparecencia en la Comisión de Medio Ambiente para dar cuenta de las actuaciones del gobierno en materia de prevención y lucha contra los incendios, Tejerina indicó que la tarea de la rehabilitación de espacios quemados debe ser una política “prioritaria” para su cartera.

MISMO DISPOSITIVO QUE EN 2016, CUANDO ARDIERON 44.800 HECTÁREAS MENOS

Por su parte, en esta misma comisión, el subsecretario del y presidente del por Incendios Forestales, , aseguró que el mantenimiento este año del mismo dispositivo que el Gobierno destinó al 2016, cuando ardieron 14.000 hectáreas, 44.800 menos que en 2017, se debe a que el que hay activo actualmente es “suficientemente adecuado” a las necesidades del país.

Durante su intervención, explicó que, al margen de dos aviones ‘drones’ que se incorporan este año a los medios estatales, no ha habido más cambios cuantitativos en el dispositivo estatal de lucha y vigilancia contra incendios, aunque ha recordado que dicho dispositivo sirve como “refuerzo” a las comunidades autónomas, que son las que ejercen las competencias en prevención y lucha contra los incendios.

EL SISTEMA DE DE INCENDIOS

Mientras tanto, el director general de Protección Civil y Emergencias, , señaló durante esta comisión el pasado jueves que el sistema de detección temprana de incendios ha detectado en lo que va de año un total de 700 focos de incendios, de los que se confirmaron 130 que fueron remitidos a las Comunidades Autónomas afectadas.

En este sentido, y durante el turno de preguntas, la oposición aseguró que desde 2005 hay una tendencia de que en los incendios hay mayor intervención de Protección Civil y un “mayor número de evacuados”. Así, desde 2015, hubo un incremento del 40 por ciento de las evacuaciones en relación al número de siniestros con comparación con 2005, según algunos partidos de la oposición.