En su intervención en la Comisión de Presupuestos, Ruiz Molina ha puesto el acento en que estas cuentas, en términos generales, contarán con 483 millones de euros extra para impulsar cohesión, facilitar la creación de empresas y “consolidar el Estado del Bienestar”, todo ello “desde el diálogo social, respetando los objetivos de estabilidad presupuestaria y congelando la presión fiscal”.

Respecto al presupuesto anterior se refuerza el carácter transversal de su Consejería, asumiendo como novedad el Fomento de la , lo que motiva que el presupuesto se eleve a 146 millones de euros dentro de su departamento, una variación al alza de un 9,8%.

Sobre sus cuentas, más de la mitad van a los dos primeros capítulos de personal y gasto corriente, y con el resto se plantean objetivos como impulsar la implantación de nuevas tecnologías para modernizar servicios públicos.

A medio plazo, quiere que la región tenga una administración “cien por cien digital”, algo que se complementará con la formación y capacitación de la sociedad castellanomanchega para “reducir la brecha digital”.

Mantener el diálogo social con agentes sociales para seguir consolidando el empleo público es otro de los retos, ante lo que Ruiz Molina ha reparado en que en el primer trimestre se aprobará la Oferta Pública de Empleo de 2020 con la que empezará el segundo Plan de Impulso de los Servicios Públicos que vendrá con más de 6.000 plazas a los largo de la legislatura. En 2020, además, “los empleados recuperarán el complemento por incapacidad temporal suprimido por el

Entre sus planes para el próximo ejercicio presupuestario, prevé igualmente un plan de promoción de igualdad de oportunidades dentro del cuerpo de funcionarios; además de la reforma del que pasará por implantar la nueva plataforma de este servicio para mejorar la coordinación de emergencias, a lo que ha sumado la puesta en marcha del centro de respaldo que sustituirá a la principal en caso de fallo.

Sobre la relación con entidades locales, la Consejería de Hacienda, como novedad, asumirá la realización de procesos de selección de agentes de ; y en materia de juego se aumentarán las acciones de control de las actividades de casas de apuesta para controlar mejor el acceso de menores. Y todo, “congelando la presión fiscal y poniendo empeño en profundizar en la administración tributaria electrónica”. Por último, ha apuntado que se ha gastado el 74,2% del presupuesto a 30 de septiembre.