La Fundación ha recordado también que estos espacios son “uno de los más amenazados del planeta, y ha recordado, en el caso particular de sequía que se vive en España, la importancia de la conservación de estos ecosistemas así como de realización de actividades para protegerlos.

Algunas de las actividades que han tenido lugar en torno a la celebración del aniversario han sido talleres en lo que han participado un total de 600 alumnos de edades comprendidas entre 3 años hasta los alumnos de 4º de la ESO, donde se ha transmitido la importancia de conservar las lagunas manchegas.

Los talleres consistieron en reconocimiento de aves y flora, así como una charla informativa con la exposición ‘Humedales’. Además, los alumnos de educación infantil (3 a 5 años) realizaron un collage y un dibujo del flamenco con témpera y los alumnos de primaria y secundaria realizaron el taller de conocimiento de aves y flora, junto con una serie fichas.

Asimismo, en la sede de la fundación en Fuentes de Nava () tendrá lugar este viernes 2 de febrero una actividad en colaboración con la Casa del Parque de la laguna de la Nava en la que, en el observatorio de aves, un monitor explica las especies que se avistan mientras la Fundación lleva a cabo un taller de anillamiento para los visitantes que se acerquen.

Por otro lado, en los últimos años, la organización ha realizado la iniciativa ‘Humedales de La Mancha’, desarrollada con la Junta de Comunidades de -La Mancha y a través de la cual se han adquirido en los últimos años 270 hectáreas de parcelas perilagunares en espacios protegidos 2000 y se han impartido charlas a más de 8.000 estudiantes.

Actualmente, la Nature desarrolla proyectos para la conservación y estudio de humedales en la , como la iniciativa europea ‘Interreg MED Ecosustain’, que tiene como objetivo probar métodos de medición de la calidad del agua para facilitar la toma de decisiones en l’Albufera. Asimismo, en la Comunidad Valenciana, Castilla y y Mancha, se desarrolla desde octubre de 2017 el proyecto ‘LIFE Paludicola’, que incluye la restauración de humedales para la protección de una de las aves más amenazadas de Europa, el carricerín cejudo.