El vicepresidente segundo del Gobierno regional, José , y la consejera para la Coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas, , han mantenido una reunión con el senador Ramón Espinar en la que se han abordado, entre otros asuntos, las iniciativas llevadas a cabo desde el Gobierno autonómico en el último año.

En este sentido, Ramón Espinar ha declarado que en Castilla-La Mancha se está haciendo “un gran trabajo”, en alusión a la futura Ley de Garantía de Ingresos y de Garantías Ciudadanas, de la que ha afirmado que “queremos estudiar, y trasladar su debate, el debate de la renta garantizada y el de su financiación, a la escala nacional”. Porque “creemos que si somos capaces de llegar a acuerdos para mejorar las condiciones de vida de los castellano-manchegos, tenemos que ser capaces también de llegar a acuerdos en el conjunto de la nación para mejorar la vida de la gente”.

El vicepresidente segundo del Gobierno regional, por su parte, ha mostrado su acuerdo a abrir un debate nacional: “creemos que es efectivamente importante y relevante que algunas cosas que se están haciendo bien se eleven al debate nacional, vía en el o por qué no, en el Congreso”. Sabemos que hay otras comunidades autónomas, ha seguido García Molina, “porque así nos lo han hecho saber”, que ya tienen aprobadas rentas garantizadas o están en trámites para hacerlo, “que también tienen interés en que ese debate nacional, especialmente en lo que hace a la financiación de este tipo de renta, se pueda materializar”.

Futura Ley de Garantía de Ingresos y de Garantías Ciudadanas

José García Molina, a preguntas de los periodistas, ha referido su deseo de que la futura Ley de Garantía de Ingresos y de Garantías Ciudadanas pueda debatirse, como apuntaba la consejera Inmaculada Herranz hace una semana, en el mes de noviembre próximo en las Cortes autonómicas.

“Estamos en el gobierno para dar estabilidad”, ha declarado, “estamos en el gobierno para garantizar una mejor vida a la gente y eso es lo que nos ocupa y esa es la hoja de ruta que nos hemos trazado; y creo que hasta el momento hemos estado de acuerdo en todos los puntos de estas leyes”. “De alguna manera”, ha concluido, “toda la sociedad civil organizada nos está diciendo que esta es una gran ley, es una ley necesaria para Castilla-La Mancha y no nos cabe en la cabeza otra opción más que esta ley se materialice”.