El vicepresidente segundo del Gobierno regional, , se ha reunido este lunes con el presidente de la , , a quien han acompañado Joaquín del Río González, delegado de la Asociación en , y Alfredo Rodriguez Palomo, delegado en Castilla-La Mancha.

Sobre la mesa, se han expuesto algunas cuestiones que dicha asociación viene reivindicando y que afecta a profesionales tanto a nivel nacional como regional. En esta línea, Tamame ha manifestado su preocupación por la salida profesional de quienes han prestado servicio en las Fuerzas Armadas y que a los 45 años deben dejar de hacerlo. Para garantizarles un futuro laboral, la Asociación demanda convalidaciones de estudios, certificaciones profesionales y reservas de plazas.

A este respecto, el vicepresidente segundo ha asegurado que sin que suponga un coste económico, esta demanda solo implica aplicar la ley vigente reconociendo la cualificación profesional con titulaciones oficiales a aquellas personas que cuentan con experiencia profesional. Igualmente, aboga por la reserva de plazas en determinadas ofertas de empleo público para estos profesionales.

ha asegurado que “se está trabajando para dignificar las condiciones de vida de los trabajadores y por ende las de los de las fuerzas armadas”. Muestra de ello es que en otras comunidades como es el caso de Extremadura ya se han dado algunos pasos donde a través de un decreto se reglamenta dicha cualificación de profesionales. Una idea que el vicepresidente segundo plantea importar a Castilla-La Mancha con la única intención de “facilitar el acceso al mercado de trabajo normalizado de estos trabajadores”.

Otros temas, como el déficit de plazas en guarderías públicas o en los medios de transporte, también han sido abordados; para los que “hay que buscar políticas inteligentes y que nos permitan equilibrar la sostenibilidad especialmente cuando hablamos del medio rural” porque no solo afectan a este colectivo, sino que son problemas que afectan a la sociedad general.

Para finalizar, García Molina ha destacado la buena sintonía bajo la que se ha celebrado el encuentro donde las reivindicaciones planteadas “no solo son justas sino que además son posibles”.