, candidato de Unidas Podemos a la presidencia del gobierno de Castilla-La Mancha, ha animado a votar el próximo domingo y hacerlo por Unidas Podemos en su visita al martes, el tradicional mercadillo toledano; en compañía del candidato de la confluencia a la alcaldía de la capital regional, Txema Fernández, y miembros de su lista.

El número uno por la provincia de ha pedido el voto porque “nos estamos jugando mucho”. Por eso, ha seguido, “me dirijo especialmente a la gente progresista y a los socialistas de corazón” para decirles que “en cada una de las provincias pero también en cada una de las grandes ciudades nos estamos jugando en un puñado de votos la posibilidad de dar continuidad a políticas progresistas, a una senda que le ha sentado muy bien a Castilla-La Mancha y a los principales ayuntamientos de la región o, por el contrario, un giro a la derecha”.

Unidas Podemos, ha continuado, no tiene dudas cuando le preguntan por qué deberíamos gobernar: “No es porque lo diga , es porque lo dicen los datos. Ha subido el PIB, ha bajado el desempleo, hemos reducido la tasa de pobreza en la región en cinco puntos gracias al Plan de Garantías, y hemos recuperado buena parte de los servicios públicos que Cospedal había recortado o había eliminado”.

Lejos de triunfalismos, el candidato a la presidencia autonómica ha declarado necesario el análisis para aceptar que podíamos estar mucho mejor y que “si no lo estamos es porque algunas leyes fundamentales han sido bloqueadas por ”. Y por eso espera “que en la próxima legislatura, nada más empezar, esas leyes se hagan una realidad. Porque no es que esas leyes sean buenas para Unidas Podemos, no es que sean buenas para un partido político, es que son buenas para la región”.