Así se ha pronunciado García-Page después de que la encuesta publicada este jueves por el (CIS) refleje que el PSOE sería el vencedor de las elecciones autonómicas en Castilla-La Mancha y conseguiría un total de entre 15 y 18 escaños —la mayoría absoluta está marcada en 17 parlamentarios—, mientras que el PP sería la segunda fuerza con entre 11 y 14 diputados.

Ha sido durante una comida con cerca de doscientos simpatizantes y militantes en Caudete, donde el candidato socialista ha augurado que el PSOE “va a tener éxito” en la próxima cita electoral. “Vamos a ganar bien esta batalla sin faltarle el respeto a nadie”, ha asegurado García-Page, quien ha contrapuesto esta actitud a la “soberbia y falta de humanidad” del Gobierno de . El PSOE, por el contrario, “tiene cercanía con la gente, porque esa es nuestra seña de identidad”, ha añadido.

“Castilla-La Mancha se merece estabilidad y no aventuras” y no puede ofrecerle un futuro “la misma gente que aplaudió, jaleó y defendió los recortes” del anterior Ejecutivo ‘popular’, ha subrayado. Del mismo modo, ha reiterado que su proyecto político necesita “ocho años para cumplir con el compromiso de revertir la situación y recolocar a esta región donde estuvo”, según ha informado el PSOE en nota de prensa.

Posteriormente y, en un mitin celebrado en el Teatro Principal de , en el que ha estado acompañado por unas trescientas personas, García-Page ha asegurado a sus vecinos que “nunca van a tener problemas con su hospital” y que el riesgo de privatización que se sufrió durante el mandato de María Dolores de Cospedal no volverá a repetirse.

García-Page ha recordado la idea del PP “de vender el hospital, y no a cualquiera”, y lo ha contrapuesto con el “enorme esfuerzo en sanidad” que ha realizado su Ejecutivo “desde el primer día”.

PALABRAS DE CARIÑO HACIA RUBALCABA

El también presidente de Castilla-La Mancha ha comenzado su intervención con palabras de cariño y emoción para , quien continúa en estado de extrema gravedad tras el ictus que sufrió este miércoles. El auditorio ha dedicado una sentida ovación al que sigue siendo uno de los referentes del PSOE.

Por otro lado, ha subrayado que “la gente está contenta porque encuentra un Gobierno asequible, cercano y que mira a la cara”, y ha destacado que han sido cuatro años “limpios y de enorme decencia y honestidad”.

Asimismo, ha mostrado su orgullo por la calidad de sus consejeros y de los miembros del partido “porque en este tiempo no ha habido ni una mota de polvo, en medio de un escandalera y un ruido por corrupción permanente en España”.

En esta línea, ha hecho gala de la “reconstrucción” que se ha llevado a cabo en la región, que se ha realizado “sin más financiación autonómica, sin subir los impuestos y con los mismos mimbres. Hemos cambiado el juego sumando a este carro a sindicatos, empresarios y a muchísima gente para ser la región que más empleo crea de España y con el mayor número de empresas instaladas nuevas”, ha aseverado.

Respecto a la próxima legislatura, ha augurado que “vamos a terminar viendo mucha luz en el tema del agua”, ya que el único partido que ha prometido trasvases esta campaña “ha sido el propio PP”, y ha incidido en la “gestión sostenible de los recursos” que defiende el PSOE.

Finalmente, ha señalado que Almansa y su comarca, “una zona que ha calzado al mundo”, necesita recuperar “el ritmo y el pulso”, porque es una ciudad “que tiene empuje” dentro de una provincia “dinamizadora de la economía de Castilla-La Mancha”.