El presidente de Castilla-La Mancha, , ha descartado que haya posibilidad de llegar a un acuerdo en materia de financiación entre el Estado y las Comunidades Autónomas si no se tiene en cuenta la igualación del acceso a los servicios básicos para todos los ciudadanos, independientemente de donde vivan.

Así lo ha asegurado en una entrevista concedida este jueves al programa ‘Los desayunos de TVE’ de Radio Televisión Española, en el que el presidente del Ejecutivo autonómico ha abordado diversos temas de actualidad como la situación hídrica de España o las encuestas de cara a las elecciones autonómicas de 2019, entre otros.

El presidente regional ha defendido la necesidad de prestar de manera igualitaria en todas las comunidades autónomas servicios públicos como la educación, la sanidad o los servicios sociales, que representan el 90% del gasto que gestionan las administraciones regionales, teniendo en cuenta la multiplicación de recursos necesarios cuando la población se encuentra tan dispersa como en el caso de Castilla-La Mancha.

“Sólo habrá acuerdo si se computa la igualación de los servicios públicos”, ha subrayado García-Page, para quien este principio resulta “elemental”, ya que “gestionar los servicios públicos se tiene que hacer donde está la gente y no sólo atendiendo al número” de personas.

Tal y como ha explicado el presidente del Ejecutivo castellano-manchego “nos estamos jugando si la prestación de servicios es igual en todo el Estado”, por lo que también ha advertido que la convocatoria de un eventual e inminente , como ha anunciado el presidente del Gobierno, , debería contar con la participación de todas las comunidades autónomas.

En este punto, el presidente regional se ha referido a la posibilidad de abrir un diálogo en paralelo sobre financiación con Cataluña como un escenario “peligroso”, pues “ese modelo nos afecta a todos y debemos decidirlo entre todos”; y ha reclamado una reflexión sobre el peso que ha tenido la falta de un acuerdo en materia de financiación en el nivel de tensión política y social por el que actualmente atraviesa Cataluña.

“Aquí se está poniendo en riesgo si el Estado va a asumir o no un concepto de negociación bilateral aparte o con criterios distintos para Cataluña”, lo cual “hace casi imposible que haya claridad en el debate de ahora”, además de ser “delicado” que se negocie entre las comunidades autónomas y el Gobierno central sin que en esa mesa de negociación se encuentre representado el Gobierno catalán.

Trasvase Tajo-Segura y Pacto Nacional del Agua

Durante la entrevista, también se ha tratado la situación del trasvase Tajo-Segura y la necesidad de un pacto a nivel nacional sobre los recursos hídricos de España. El presidente de Castilla-La Mancha ha asegurado que “hay que superar el debate del hectómetro cúbico arriba o abajo” para pasar “de una vez por todas” a tratar la gestión del agua “de manera nacional”, algo que, ha lamentado, “no se ha hecho nunca”.

García-Page se ha declarado “antitrasvasista por la experiencia del Tajo” ya que, a su juicio, con esta infraestructura “una parte de la España seca”, en referencia a Castilla-La Mancha, “pierde recursos en favor de otra que también la necesita”; una situación que “está machacando al Tajo” y que aboca a que esos recursos cada vez sean menos incluso “para los intereses” de las propias regiones del Levante.

Una realidad que, como ha explicado el presidente castellano-manchego, deriva en que se deban tener en cuenta como solución a futuro las desalinizadoras construidas en las regiones del Mediterráneo, las mismas que han “salvado” a estas regiones durante la época de sequía, tal y como, ha recordado García-Page, también ha reconocido la ministra de Agricultura, .

En cualquier caso, el presidente regional ha hecho hincapié en que, “si España quiere ser trasvasista”, se deben tener en cuenta todos los ríos y no aquellos que partiendo de “la España seca” contribuyen al desarrollo económico de otras regiones que también tienen carestía de recursos hidrológicos.

Con todo, ha defendido “poner por delante” el uso de las nuevas tecnologías y la desalinización y recurrir de manera excepcional a las aguas del canal Tajo-Segura, tal y como viene advirtiendo la propia Unión Europea, que “niega la política de trasvases”.

Del mismo modo y para que esto fuera posible, el presidente García-Page se ha mostrado partidario de “bonificar” el agua desalinizada en las comunidades del Mediterráneo como actualmente ocurre con los recursos del trasvase.

Encuestas electorales

A preguntas de los contertulios, el presidente de Castilla-La Mancha también se ha referido a las diferentes encuestas publicadas durante las últimas semanas sobre la intención de voto de cara a las Elecciones Autonómicas de 2019.

Aunque García-Page ha reconocido que las encuestas deben ser interpretadas con prudencia, también ha revelado que mantiene una “percepción muy positiva” de la opinión de la ciudadanía, y se ha mostrado convencido de que, “si las elecciones fueran mañana”, la candidatura socialista obtendría “buenos resultados”.

En este sentido, el presidente regional ha asegurado que tanto él como los miembros de su Ejecutivo practican una política cercana: “no me encierro en el despacho”, ha recalcado García-Page.

Del mismo modo ha asegurado que “lo más razonable” es que la expresidenta “debería dar la cara” y encabezar la candidatura del PP a las Elecciones Autonómicas del próximo año. Algo, ha dicho, que “le motivaría”.